Las fuentes dijeron que el misil balístico intercontinental "Minuteman 2" fue lanzado desde un silo en la base situada en la costa central el martes por la noche.

La trayectoria del artefacto fue seguida por sensores en la plataforma del Pacífico diseñados para distinguir a ojivas nucleares peligrosas.

Los expertos explicaron que la prueba no tenía como objetivo interceptar ojivas nucleares, pero que se planea llevar a cabo este mismo año dos pruebas de interceptación para verificar la eficacia del radar móvil que tiene un coste de 815 millones de dólares.

Una portavoz de la Base Vandenberg, la coronel Teresa Djuric, dijo a los medios de comunicación que el experimento del martes "fue otro lanzamiento seguro y de éxito de la 30 Ala Espacial de la Fuerza Aérea y del Departamento de Defensa de EEUU".