Beltrán se pronunció así en la sede de AI sobre el informe que su organización hizo público esta mañana en Londres, por el que solicitan a EEUU que abandone sus planes de juzgar a presos de Guantánamo ante comisiones militares y sean juzgados en cortes federales ordinarias, sin recurso a la pena de muerte.

El responsable de AI puso el acento en que se juzgarán al menos a veinticuatro presos ante cortes militares tras haber pasado varios años retenidos en la cárcel estadounidense y haber sufrido malos tratos. En esta condiciones, Beltrán aseguró que "un juicio militar es todo lo contrario a un juicio justo".

Recalcó que bajo el amparo de la Ley estadounidense, a estos presos les acusarán con pruebas coercitivas, secretas y con testimonios bajo torturas que no serían válidas en ningún juicio ordinario. A su entender, estos juicios suponen una "burla" para la justicia y el Derecho Internacional porque incumplen hasta doce veces la normativa.

Beltrán explicó que el informe se hizo público hoy, a pesar de que la Ley de Comisiones Militares fue aprobada en octubre, con motivo de la cercanía de inicio del primer proceso judicial el próximo 26 de marzo al preso de nacionalidad australiana David Hicks. "Éste no es el camino para combatir el terrorismo", concluyó.