El suceso acaeció cuando la nave se encontraba sumergida bajo la capa de hielo del Ártico durante unas maniobras británico-estadounidenses, señaló un portavoz de Defensa.

Ni el reactor atómico ni el armamento de la embarcación se vieron afectados por el accidente, subrayaron las mismas fuentes, al precisar que el submarino tampoco transportaba misiles nucleares "Trident".

Al parecer, la muerte de los dos marineros -de la que han sido informados sus familiares- se produjo como consecuencia de un desperfecto en el sistema de purificación de aire en la proa del submarino, dijo el portavoz, sin aportar más detalles.

El militar herido, por su parte, fue evacuado a una base militar de Estados Unidos, si bien su vida no corre peligro, toda vez que el submarino ha emergió a la superficie.

Tras divulgarse la noticia, el comandante en jefe de la flota de la Royal Navy (Armada del Reino Unido), almirante James Burnell-Nugent, lamentó el suceso y envió sus condolencias a los familiares y amigos de las víctimas.

El "HMS Tireless", que tiene 23 años y capacidad para 130 tripulantes, fue objeto de una larga polémica entre el Reino Unido y España en 2000, cuando atracó en la colonia británica Gibraltar para la reparación de una avería en su reactor nuclear y permaneció allí un año.

El buque, dotado de cinco tubos capaces de disparar misiles estadounidenses "Tomahawk", volvió a sufrir problemas en el 2003, cuando colisionó con un objeto en plena inmersión.