Las escuelas británicas podrán prohibir a las alumnas que lleven velos por razones de seguridad o enseñanza, según las nuevas reglas sobre los uniformes presentadas ayer por el Gobierno de Tony Blair, en las que se indica que hay que realizar un esfuerzo para poder incluir las ropas que tengan sentido religioso, pero se expresa la importancia de que alumnos y profesores puedan tener contacto visual.

La Comisión de Derechos Humanos Islámicos mostró su malestar al conocer estas normas. Estos planes se hicieron públicos después de que una niña de 12 años perdiera su apelación ante el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales para que su escuela del condado de Buckinghamshire le permitiera llevar el velo.

Las nuevas normas indican que los profesores necesitan saber si un alumno tiene entusiasmo, presta atención o está estresado y todo esto es difícil de saber si no se le puede ver su cara. "Si por alguna razón el profesor no puede juzgar la cara del alumno no puede estar seguro de si quiere estar involucrado en la participación y discusiones de las actividades escolares", aseguró el informe.

Asimismo el Gobierno indica que es importante que las alumnas no lleven la cara cubierta por razones de seguridad y explica que la escuela tiene que poder identificar individualmente a los alumnos para poder saber si hay intrusos en el centro escolar.

El velo ha centrado en los últimos meses la polémica en la política británica. El líder de la Cámara de los Comunes, Jack Straw, sugirió que las mujeres que llevan el velo pueden dificultar las relaciones entre las distintas comunidades. Straw dijo que el velo "es un ejemplo visible de separación y diferencia" y pidió a las mujeres que consideren quitárselo.

Straw es parlamentario por la circunscripción de Blackburn, en la que una cuarta parte de los ciudadanos son musulmanes. El ex ministro de Exteriores pidió a las mujeres que consideren mostrar sus bocas y nariz, lo que puede llevar a conversaciones "cara a cara" con los demás ciudadanos, para que puedan ver "lo que la otra persona quiere decir y no sólo oir lo que dice".

El Consejo Musulmán en el Reino Unido cree que el Gobierno ha "estigmatizado" a la comunidad musulmana. "Lo que ha pasado en los últimos meses ha sido la demonización de la comunidad musulmana hasta un nivel en el que se ha asustado a todos", afirmó.