Cuando se cumple medio siglo desde la creación de la UE, un sondeo apunta a la existencia de un ambiente europeo bastante pesimista. Así casi la mitad de los europeos reconoce que su vida no ha mejorado desde que se unió al selecto club de la Unión incluso un 22% piensa que su país estaría mejor si la abandonara. Los países más influyentes de la Unión Europea continúan siendo Reino Unido, Alemania y Francia y se señala al antiguo canciller alemán Helmut Kohl como la persona más asociada al desarrollo de la UE.

Las principales preocupaciones de los europeos son el medio ambiente, la energía, la lucha contra el crimen y la seguridad, según el sondeo hecho publico ayer por el periódico británico Financial Times.

El 44% de los europeos cree que la vida ha empeorado desde que su país se adhirió a la UE, aunque se registran grandes variaciones según el Estado miembro de que se trate. Así en el Reino Unido este porcentaje aumenta hasta el 52%; en España el 53% de los ciudadanos considera que las cosas han mejorado desde su ingreso.

Pese a esta visión tan negativa, sólo el 22% de los encuestados en Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y España, piensa que su país estaría mejor si abandonara la UE, frente al 40% que afirma que, sin duda, si se aleja del club de los europeos, su país iría a peor.

La encuesta publicada por el Financial Times con motivo del 50 aniversario del proceso de integración que se conmemora el próximo 25 de marzo indica que el 35% de los europeos cree que la Constitución Europea tendría un impacto positivo en su país, frente al 27% que la ven como algo negativo. El rechazo más importante procede de Reino Unido, donde el 48% rechaza el Tratado.

El rasgo que los encuestados más asocian con la UE es el mercado único (31%), pero en segunda posición se sitúa la burocracia (20%), que emerge como la característica más importante en países como Reino Unido (38%) o Alemania (33%).