Así lo confirmaron hoy tanto un funcionario del Tesoro de EEUU como un alto cargo chino, citados por el diario "China Daily", apenas unas horas antes de que se reanude el diálogo a seis entre ambas Coreas, EEUU, China, Japón y Rusia para el desarme norcoreano.

El consejero de Estado Tang Jiaxuan señaló a un grupo de legisladores japoneses de visita en Pekín que Washington y Pyongyang resolvieron este conflicto, un impedimento para que el Norte inicie el desmantelamiento de su principal reactor nuclear, Yongbyon, como se recoge en el acuerdo logrado el 13 de febrero.

Por su parte el asistente del Tesoro de EEUU Daniel Glaser confirmó hoy en Pekín a los periodistas que los 25 millones congelados en el Banco Delta Asia (BDA) de Macao serán transferidos al Banco de China en Pekín y serán usados para proyectos de educación y humanitarios en Corea del Norte.

"Creemos que esto resolverá el asunto de las cuentas relacionadas con Corea del Norte que estaban congeladas", dijo Glaser esta mañana. "Corea del Norte se ha comprometido a que estos fondos se usen sólo para mejorar la situación del pueblo norcoreano".

Según los acuerdos logrados entre Washington y Pyongyang en un diálogo paralelo a las negociaciones a seis sobre el conflicto en el BDA, EEUU debería haber descongelado estas cuentas durante los últimos días, condición impuesta por Corea del Norte para iniciar el cierre y sellado de Yongbyon y permitir el regreso de los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Sin embargo, EEUU decidió dejar esta decisión en manos de las autoridades de Macao (una ex colonia bajo soberanía china pero con independencia económica) la semana pasada y prohibió a sus bancos comerciar con el BDA, un extremo que causó el enfado de China ante sus temores de que esta decisión afecten a la economía macaense.

Washington congeló a finales de 2005 unos 25 millones de cuentas norcoreanas en el Banco Delta Asia (BDA) de Macao supuestamente vinculados con falsificación de dólares, blanqueo y venta de armas no convencionales.

Estas sanciones provocaron el boicot de Pyongyang al diálogo a seis (iniciado en 2003), y a continuación un lanzamiento balístico (julio) y su primera prueba nuclear (9 de octubre).

Los seis delegados en la crisis norcoreana iniciarán hoy la sexta ronda de diálogo para verificar que se han tomado las primeras medidas para iniciar el desarme, lo que supondrá un envío de 50.000 toneladas de petróleo para Corea del Norte y la entrada de los inspectores de la OIEA en el plazo de 30 días.