Según explicó un portavoz del mando militar estadounidense a los periodistas, los tres atentados suicidas tuvieron lugar ayer entre las 16.11 y 19.13 hora local (13.11 y 16.13 GMT).

Dos de los ataques ocurrieron en el sur de Faluya, 50 kilómetros al oeste de Bagdad, y el tercero se registró cerca de la ciudad de Ramadi, centro de la convulsa provincia de Al Anbar, en el oeste del país.

La mencionada fuente explicó que la intoxicación de las víctimas fue motivada por la respiración de cloro gaseoso.

Fuentes del hospital de Faluya ya habían informado anteriormente de que dos personas murieron ayer y alrededor de 80 resultaron intoxicadas en estos mismos ataques.

El uso de gases tóxicos, concretamente el cloro gaseoso, por parte de los insurgentes es ya una táctica consolidada en la nueva estrategia que ha comenzado a desarrollar la insurgencia tras la aplicación del plan de seguridad para Bagdad y sus alrededores, hace un mes.