Los bombardeos se concentraron en los barrios de Ash Shaaf y Sajaíe, al noreste de la ciudad de Gaza, y en el campo de refugiados de Yabalia.

Fuentes palestinas de seguridad agregaron que decenas de carros de combate, excavadoras y otros vehículos blindados entraron esta madrugada en la capital de la banda mediterránea.

Yuma A-Saka, portavoz del hospital de Shifa de la ciudad de Gaza, dijo que entre los muertos, que ascienden a ocho sólo en el barrio de Ash Shaaf, hay una niña de 3 años, y que entre las decenas de heridos varios están en estado crítico.

Testigos relataron que las tropas israelíes disparaban en todas las direcciones mientras entraban en la zona, y que un carro de combate mató a un palestino e hirió a otros diez al lanzar un proyectil.

Durante la pasada madrugada, la Fuerza Aérea israelí lanzó al menos cuatro ataques contra milicianos palestinos que intentaban resistir la entrada de los vehículos en la ciudad de Gaza.

A fin de evitar bajas, las fuerzas de tierra israelíes acostumbran a "marcar" los lugares donde se encuentran los milicianos para que la Fuerza Aérea los bombardee.

Como parte de esta nueva operación israelí en la franja de Gaza, que el Ejército ha bautizado con el nombre de "Columnas de Sansón", unos cincuenta carros de combate invadieron también el norte, una zona desde la que combatientes palestinos acostumbran a disparar sus cohetes "Kasam" contra localidades del sur de Israel.

Según fuentes médicas palestinas, cinco palestinos perdieron la vida en el campo de refugiados de Yabalia, la mayor concentración de refugiados palestinos de todo Oriente Medio con 100.000 habitantes.

Las víctimas de Yabalia, al parecer milicianos del Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamas), recibieron el impacto de un cohete anticarro.

Asimismo, una aeronave israelí disparó esta madrugada contra un campamento de entrenamiento de las fuerzas de seguridad del Ministerio de Interior palestino, vinculadas a Hamás, en el norte de la ciudad de Gaza y causó heridas a ocho personas, una de las cuales falleció más tarde en el hospital.

Con esta nueva invasión a ese territorio palestino, el Ejército israelí continúa su lucha contra las facciones armadas que capturaron al soldado israelí Guilad Shalit el pasado 25 de junio, y que disparan sus cohetes artesanales contra Israel.

Desde esa fecha, más de 150 palestinos en la franja de Gaza han muerto en la ofensiva israelí.

Por su parte, la radio pública israelí informó hoy de que el presidente palestino, Mahmud Abás, propuso el martes en su reunión en la ciudad cisjordana de Ramala con la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, la liberación del soldado israelí a cambio de la excarcelación de palestinos en poder de Israel.

Abás afirmó que su propuesta goza del apoyo de todas las facciones palestinas, y entre ellas la de Hamás, que encabeza el Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Según el supuesto plan, Israel debe poner en libertad a "presos de seguridad" palestinos, cuyo número total es de unos 8.500, y, además, cesar sus operaciones militares en Gaza y Cisjordania, así como levantar el bloqueo económico a los palestinos.

Se trata de la primera vez que el presidente de la ANP propone abiertamente un intercambio de prisioneros para resolver la crisis que ha seguido a la captura del soldado Shalit.

Israel combate desde hace dos semanas simultáneamente en dos frentes, en Gaza y contra Hizbulá en el Líbano, cuyos milicianos mataron el pasado día 12 a ocho soldados y capturaron a otros dos.

En el enfrentamiento con la milicia chií libanesa de Hizbulá han muerto 43 israelíes, 24 soldados y 19 civiles, informaron fuentes médicas oficiales de Israel.