"Hay que terminar con la violencia pero no podemos volver a una situación en la que se disparan cohetes contra Israel", dijo la jefa de la diplomacia estadounidense al ser recibida por el primer ministro Ehud Olmert.

Y agregó que: "No tengo la intención de regresar aquí dentro de otras tres semanas, tres meses o seis meses; hay que lograr un acuerdo a largo plazo".

Por su parte, el jefe del Gobierno israelí sostuvo que "Israel seguirá luchando contra Hizbulá y no dudará en emplear los medios necesarios, por duros que sean, contra todo aquel que amenace a Israel".

Según Olmert, "un 15 por ciento de la población de Israel está sentado en los refugios desde hace 14 días y sufre una ofensiva brutal por parte de la organización Hizbulá".

La secretaria de Estado de EEUU llegó ayer a la zona para explorar la posibilidad de un alto el fuego entre Israel y la guerrilla islámica pro-iraní, así como en Gaza y Cisjordania, los dos frentes en los que está embarcado el Ejército israelí desde hace más de un mes y medio.

Rice, que antes había efectuado una visita sorpresa a Líbano, se entrevistó anoche en Jerusalén con su colega israelí, Tzipi Livni, y hoy la hará en Ramala con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.