La policía egipcia ha puesto en libertad a Magdi al-Nashar, el ciudadano egipcio y químico de profesión detenido hace tres semanas por su presunta relación con el atentado del 7 de julio en Londres. "No ha sido acusado de nada. La investigación ha concluido que no estaba relacionado de forma alguna con las explosiones. Por eso ha sido puesto en libertad y se ha marchado a casa", informó un responsable del Ministerio egipcio de Interior.

Por otro lado, Hamdi Isaac, el etíope de 28 años detenido en Roma por su presunta relación con los intentos de atentado del 21 de julio en Londres, fue interrogado ayer por primera vez por un investigador de Scotland Yard, al que repitió que el objetivo de su acto era meramente demostrativo y que no pretendía causar víctimas, según declaraciones de su abogada Antonietta Sonnessa.

Por su parte, el Gobierno británico está considerando la posibilidad de crear tribunales especiales con capacidad para analizar en secreto las pruebas existentes contra sospechosos de terrorismo antes de que sus casos sigan adelante judicialmente, según informó la BBC.