Siete personas -seis hombres y una mujer- fueron detenidas en el sureste de Inglaterra en relación con los atentados fallidos del 21-J en Londres, según informó la Policía británica. Por otra parte, agentes italianos arrestaron por la mañana en Brescia al hermano de uno de los terroristas, Osman Hussein -también conocido como Hamdi Issac-, que fue detenido en Roma el viernes. El detenido es Fati Issac, que fue declarado bajo arresto y acusado de favorecer la destrucción de documentos considerados relevantes por los investigadores.

Los siete arrestos se efectuaron después de que varios agentes de la brigada antiterrorista de Scotland Yard (departamento criminal de la Policía Metropolitana de Londres) hicieran redadas en dos domicilios en el condado de Sussex, cerca de la capital británica.

Todos los sospechosos fueron detenidos en la misma vivienda, en virtud de las leyes antiterroristas, y permanecen bajo custodia en una comisaría del condado, declaró una portavoz de las fuerzas del orden.

Según esta fuente, los agentes, que no iban armados, continúan registrando las propiedades. Con estas detenciones, el número de sospechosos relacionados con los atentados fallidos se eleva a 18.

Además, un hombre fue detenido bajo las leyes antiterroristas en la estación de tren de Stockport, cerca de Manchester (norte de Inglaterra).

El individuo fue arrestado cuando actuaba "de forma sospechosa", según la Policía británica, que subrayó que "no hay indicios para sospechar que esta detención guarde relación con los atentados en Londres".

Las autoridades de seguridad británicas creen que, tras los atentados del 7-J y el 21-J, aún sigue activa una tercera célula terrorista de extremistas islámicos que prepara más atentados contra "objetivos blandos" como el metro u otros lugares poco vigilados.

"La punta del iceberg"

Los mandos policiales fueron informados de la sospecha de una nueva ola de atentados el pasado miércoles en Scotland Yard. Esta información, sin embargo, contradice la versión oficial de la institución, que afirmó que el ejercicio -con el mayor dispositivo desde la Segunda Guerra Mundial- era una simple precaución para tranquilizar al público.

Siempre según el diario, los miembros de esta tercera célula son independientes de los terroristas del 7-J y los del 21-J, pero tienen vínculos con algunos de los sospechosos ya detenidos. El jefe de la división antiterrorista de Scotland Yard, Peter Clarke, ya ha advertido de que pese a que los cuatro sospechosos del 21-J han sido detenidos "la amenaza permanece y es muy real".

Según otro responsable, perteneciente a la unidad de armas de fuego, las detenciones del viernes son sólo "la punta del iceberg". En los próximos meses, dijo esta fuente al diario, la Policía tiene trabajo que hacer y "una gran red que hay que desmantelar".

La información sobre esta tercera célula llega después de que el sospechoso detenido en Italia, Osman Hussain, haya declarado a los investigadores que su acción no estaba destinada a causar víctimas, sino sólo a difundir el terror, y que no estaba relacionada con los atentados del día 7, que mataron s 56 personas.

Según las informaciones procedentes de Italia, Hussain admitió haber participado en el atentado del 21-J y confesó que el líder de la operación fue Muktar Said Ibrahim, detenido el viernes en Londres. Ambos se conocieron en un gimnasio de Notting Hill y, según la versión de Hussain, no tenían conocimiento de los atentados del día 7. Los terroristas del 21-J, según su versión, querían protestar por la guerra de Irak, pero no están ligados a Al Qaeda ni a ningún otro grupo.