Países Bajos esperó la clasificación de Argentina con música, primero, y con sesión de vídeo después. Los futbolistas neerlandeses estaban convencidos de que se enfrentarían en cuartos al once de Lionel Messi, pero, para empezar, celebraron primero su victoria sobre Estados Unidos. El Países Bajos-Argentina se disputará el próximo viernes a las 20 horas.

Memphis Depay puso la música con un enorme reproductor naranja que encabezó la entrada del equipo al hotel de concentración, aunque el discjockey, según el delantero azulgrana, es Virgil van Dijk. Salió del estadio Khalifa el delantero del Barça ya con la música a todo trapo.

Louis van Gaal también participó del jolgorio sabatino, bailando y grabando en el móvil la juerga, pero ya adelantó que este domingo tocaba sesión de vídeo, junto con la de recuperación física general. Un hábito en los esquemas del veterano técnico holandés, de 71 años, es la revisión del partido en vídeo y trasladar sus conclusiones a la plantilla.

Todo era bueno en Países Bajos. "Ha sido nuestro mejor partido, pero aún nos queda por mejorar", manifestó Frenkie de Jong, un hombre clave en el proceso constructivo del juego, y que vio una tarjeta que le obligará a andar alerta para no ver una segunda que le prive de la final, si pasará. Davy Klaassen, el mediapunta, destacó que el 1-0 había sido "el gol perfecto" del equipo y uno de los más bonitos del torneo porque la concurrida participación de todos los futbolistas, desde Noppert a Memphis, y la modélica transición que se trazó portando el balón de una área a área.

Simons, como Balde

Pocos podían estar más felices que Xavi Simons. El más joven de la plantilla debutó en los últimos minutos. Siete, solo, al sustituir a Memphis con el partido decidido. "Jugar un Mundial con 19 años es un sueño hecho realidad, estoy muy contento", explicó el excanterano del Barça, que en 2019 se marchó al Paris Saint Germain y esta temporada ha vuelto a Holanda, para defender los colores del PSV Eindhoven.

Marten de Roon felicita a Memphis Depay por su gol ante Estados Unidos. MATTHEW CHILDS

Habla catalán "una miqueta" después de pasar nueve temporadas en el fútbol base del Barça y mantiene contacto frecuente con Alejandro Balde, "uno de los mejores amigos". De la misma edad, sus vidas han transcurrido paralelas, hasta el unto de que los dos se han estrenado con la selección absoluta en Qatar. No se enfrentarían hasta una hipotética final.

"Cualquier selección puede llegar a la final, y nosotros también, por supuesto, vamos a por ella", aseguró Simons, que con 19 años y 226 días es el cuarto más joven del país en jugar un Mundial (el primero fue Ryan Babel, con 19 años y 184 días, precisamente contra Argentina en 2006). Países Bajos ha disputado tres finales en su historia (1974, 1978 y 2010) y ha perdido las tres.