LVII RALLYE OURENSE RECALVI

La mejor colocación

Hay que elegir zonas elevadas en los puntos habilitados para estar seguros

El público deberá colocarse en donde haya cintas amarillas, que son las habilitadas.

El público deberá colocarse en donde haya cintas amarillas, que son las habilitadas. / Fernando Casanova

La seguridad es uno de los aspectos más importantes en cualquier prueba, y en mundo de los rallyes, y en el Rallye Ourense Recalvi no va a ser menos. No debemos olvidarnos, que un vehículo de competición desplaza una masa a gran velocidad y, por ello, en caso de accidente es imposible adivinar su trayectoria.

En las salidas de carretera no existe una trayectoria lógica, y cualquier rotura o avería mecánica puede provocar un accidente con fatales consecuencias.

El público deberá colocarse en donde haya cintas amarillas, que son las habilitadas.

El público deberá colocarse en donde haya cintas amarillas, que son las habilitadas. / Fernando Casanova

El público deberá colocarse en donde haya cintas amarillas, que son las habilitadas.

El público deberá colocarse en donde haya cintas amarillas, que son las habilitadas. / Fernando Casanova

Es por ello, que la ubicación de los aficionados en los tramos es esencial para que todo se desarrolle dentro de la normalidad. Solo en las zonas altas, y que estén habilitadas por el organizador, tendremos relativa seguridad. La mala actitud del público y su incorrecta ubicación en zonas prohibidas o peligrosas pueden ser motivo de anulación del tramo.

Su acudimos al Rallye Ourense Recalvi, debemos tener claro que la carretera se cierra al público una hora y media antes de la salida oficial del primer vehículo, por lo que hay que llegar al tramo con suficiente antelación para aparcar correctamente, siempre fuera del recorrido. Deberéis situaros en las zonas habilitas, que estarán marcadas con cintas amarillas. Las cintas rojas nos están indicando que estamos en una zona prohibida. Además, habrá carteles indicándonos del peligro.

Como regla general, hay que situarse en zonas elevadas y, sobre todo, hacer caso de las indicaciones de los comisarios o voluntarios que hay en los tramos.