Los extranjeros ya ocupan uno de cada 10 empleos del mar que genera Galicia

El porcentaje de afiliados internacionales se ha incrementado del 5,9% al 9,4% en solo una década

Los senegaleses, a la cabeza

Profesionales extranjeros en un pesquero vigués.

ALBA VILLAR / Agencia Atlas

La falta de mano de obra es un problema enquistado en muchos sectores tradicionales, y entre ellos el del mar. Echar un vistazo al histórico de las afiliaciones sirve para comprobar cuán hondo es y cuál ha sido su impacto en la actividad, que se ha visto mermada en consonancia con la pérdida de empleo. Desde mayo de 2004, por citar un dato, Galicia ha perdido una media de 10 trabajadores del mar cada semana; un total de 10.627 puestos en 20 años. El pasado mes concluyó con 18.560 profesionales, un millar menos que en mayo de 2023, y de ellos prácticamente uno de cada 10 son extranjeros (1.747).

Es el músculo foráneo lo que está haciendo que la sangría del gremio no haya sido más pronunciada aún de lo que ya lo es. El porcentaje de afiliados internacionales se ha incrementado del 5,9% al 9,4% a lo largo de la última década, ganando peso dentro del conjunto de profesionales a raíz de la llegada de más trabajadores del exterior.

Los profesionales extranjeros que trabajan en el sector del mar de la comunidad han aumentado un 39% en 10 años, de los 1.265 de mayo de 2014 a los 1.747 de 2024. Son fundamentalmente no europeos (1.533), el 88% del total, y destacan como principales nacionalidades la senegalesa (483), portuguesa (178), marroquí (127) y peruana (110). Cabe destacar que el grueso de los trabajadores no pertenecientes al bloque comunitario se encuentra englobados en la categoría de “resto de países”, según la información disponible en el Instituto Galego de Estatística (IGE), por lo que no se puede profundizar más en sus orígenes, si bien es sabido que buena parte de ellos son indonesios.

El pasado mes fue, de toda la serie histórica, el mayo que menos afiliados del Régimen Especial de Trabajadores del Mar hubo en Galicia. No obstante, también fue el mayo que, dentro de ese mínimo, más trabajadores foráneos se contabilizaron. La caída en las afiliaciones responde a un conjunto de factores que van desde la mayor inestabilidad que afecta al sector por las políticas adoptadas a lo largo de las últimas legislaturas en el seno de la Unión Europea –que han derivado en la progresiva desaparición de la flota– hasta las condiciones inherentes del propio trabajo –caracterizado por su dureza y las largas campañas en el mar–.

Suscríbete para seguir leyendo