Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota gallega encara la Navidad con el peor balance de capturas de los últimos 20 años

Las descargas en lonja, casi 125.000 toneladas hasta noviembre, lastradas por el veto de la UE a la pesca de fondo | Tercera peor facturación desde 2014 con 385 millones

Una subasta de capturas de Gran Sol en la lonja del puerto de Vigo. | APVIGO

Las fechas navideñas representan, con diferencia, la principal etapa del año para el sector pesquero. Las fiestas y reuniones familiares disparan las ventas de la flota, que ve como los precios medios crecen en la primera venta de muchas de sus capturas. Es cuando los armadores hacen su particular agosto, que en muchas ocasiones sirve para cuadrar números o, si se ha dado bien el año, lograr mayores beneficios. Sin embargo, este año la flota lo afronta de una forma atípica, arrinconado en algunos de sus segmentos por el veto a la pesca de fondo aplicado por la Comisión Europea, como en es el caso de los palangreros de fondo. El bajón en las capturas propiciado en las primeras semanas de aplicación de la medida, así como los resultados irregulares en algunos tramos del año, hace que la flota llegue a este vital mes con el peor balance de capturas en los últimos 20 años, con casi 125.000 toneladas.

La restrictiva medida impulsada por la Comisión entró en vigor en 87 caladeros el pasado 9 de octubre, lo que ya tuvo un efecto inmediato en las descargas de las principales especies que se capturan en Gran Sol, como es el caso de la merluza, el rape y el gallo (o rapante). Y eso, al final, se ha notado en el cómputo global del año.

Según los datos de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar, las lonjas gallegas comercializaron hasta noviembre 124.463 toneladas de pescado y marisco, por un valor de 385,7 millones de euros. Si bien la cifra es ligeramente inferior a la del pasado año a estas alturas (un 0,6% menos), hace falta remontarse hasta 2003 para encontrar una cantidad inferior a esta. Aquel año se habían vendido a estas alturas del año 115.294 toneladas por 294,9 millones de euros.

Lo que aguanta algo mejor es el balance en términos económicos, debido al incremento en los precios medios. Los 385,7 millones son un 1,7% superiores a los 379 del pasado año a estas alturas, pero es la tercera cifra más baja desde los 384,8 de 2014. Además de superar el valor alcanzado en 2021 hasta noviembre, también supera el del año anterior, el del estallido de la pandemia, cuando se alcanzaron los 363,7 millones.

Principales especies

En el caso de las especies de Gran Sol, que además son las que más dinero dejan en las lonjas, el precio medio se incrementó. Si bien con el rape el aumento es pequeño al pasar de 5,34 euros el kilo de media en 2021 a los 5,37 actuales, se aprecia mucho más en el coste de la merluza y gallo. En el primer caso el encarecimiento fue de un 11,5%, al pasar de 3,94 euros el kilo a 4,39; en el segundo, el rapante se ha pagado a una media de 4,03 euros, un 8,6% más frente a los 3,71 euros del pasado año a estas alturas. Con ello, lo que se puede esperar el consumidor es que el precio se incremente en los mercados.

Hasta noviembre, la merluza –como es habitual– es la especie que más facturación generó en las lonjas de la comunidad, con 86,9 millones de euros (-4,8%), seguida del rape, con 22,1 millones (-11,5%), y del pulpo, con 17,9 millones (+29%). Por lonjas, el top 3 lo lidera con mucha diferencia Vigo, donde se comercializaron 21.600 toneladas por 81,4 millones, seguido de Burela con 15.600 y 57,2 millones. A Coruña cierra el podio: 25.450 toneladas y 56,9 millones.

Compartir el artículo

stats