Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El marisqueo sostiene su facturación con más producto ante el desplome de precios

El sector alcanza los 23,5 millones de euros gracias a aumentar casi un 20% la descarga, con las lonjas de Arousa al frente E La japónica, más abundante, cae casi 2 euros de media

Subasta de almeja ayer en la lonja de mariscos de Vigo. JOSE LORES

Las mariscadoras que salen a los arenales a por almeja están viviendo un año atípico. No es las cifras, que hasta la fecha son parecidas a las del curso pasado en cuanto a la facturación, pero sí en el día a día. La parada forzada en la ría de Pontevedra por la toxina desde julio, así como los episodios esporádicos que se viven en la de Vigo (ayer mismo las trabajadoras de Redondela no salieron a faenar), están dificultando un trabajo que, por contra, se impulsa en rías como la de Arousa o la de Muros-Noia. Las lonjas de estas demarcaciones, sobre todo la primera, lideran la actividad con un aumento en la descarga de producto con el que se intenta paliar unos precios medios inferiores a los del pasado año. Hasta julio, este sector comercializó casi un 20% más de producto (2.195 toneladas) para alcanzar unas ventas de 23,5 millones de euros, un 3,5% inferior a los mismos siete meses del pasado curso.

“La verdad es que está siendo unos buenos meses entre julio y agosto”, explica la presidenta de las mariscadoras de Vilaxoán, Lourdes Corvo. La suya es uno de los ejemplos que se viven en la ría de Arousa, donde la descarga de almeja aumentó un 11%, hasta 1.322 toneladas, pero la facturación mermó un 6,6%, alcanzando los 14,4 millones de euros.

La almeja japónica es con la que nos estamos manteniendo”, reconoce Corvo, “ayer fue entre 14 y 16 y pico euros el kilo”. Un buen precio que se da en estos meses estivales, pero que no se mantiene todo el año.

Venta en la lonja de marisco de O Berbés, ayer JOSE LORES

De hecho, según los datos de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, la media en Arousa es de 11,2 euros el kilo, 1,8 euros menos que hace un año. Aunque la tónica general con los precios en la comunidad es de descenso respecto a los siete primeros meses de 2021. En el caso de la japónica cayó un 15%, hasta los 10,5 euros; la babosa se desplomó un 26,7%, quedándose en 16,3 euros, y el berberecho cayó 30 céntimos, un 5% menos.

Pontevedra

Corvo reconoce que los meses de verano van bien, en parte por el alza de turismo y quizá también por el freno a la actividad en rías como Pontevedra. “Aquí no sabemos si reír o llorar”, lamenta la patrona mayor de Lourizán, Mari Carmen Vázquez. La toxina las está golpeando fuerte y ya había empezado el año “regular”. “Empezaron a remontar los precios en mayo. Por Semana Santa no tuvimos toxina y ahora nos vino de golpe”, recuerda.

En la ría de Pontevedra, la facturación por la almeja y el berberecho cayó drásticamente hasta los 2,3 millones, un 34% menos, ante la falta de producto, ya que se vendieron 220 toneladas, un 20% inferior al mismo período en 2021. “A no ser que haya demanda por falta de producto en otro sitio, en septiembre bajará más el precio”, dice Vázquez.

Vigo y resto de zonas

Las lonjas de la ría de Vigo, por su parte, también sufriendo un impacto en la caída de ventas. De 1,6 millones pasaron a 1,2 (un 22,8% menos) tras registrar casi 18 toneladas menos de producto (hasta 108, un 16% inferior). “Cada ría es distinta y ojalá todas fueran iguales, pero vivimos un descenso de producción que estamos notando todos”, explica la presidenta de la asociación de mariscadoras de Arcade, Rita Míguez, que señala que pese a que “la media de precios cae ahora están siendo buenos”.

La de Muros-Noia, especialista en berberecho, es de las pocas que vio incrementadas sus cifras. En especial por el regreso de su especie estrella, que el año pasado falló. Así, las lonjas de la ría vendieron 447 toneladas por 4,2 millones de euros, cifras un 154% y un 83% superiores a las de los siete primeros meses del pasado año. La mitad de la facturación y de la cantidad corresponde al berberecho.

Subasta de almeja ayer en la lonja de mariscos de Vigo. | JOSÉ LORES Adrián Amoedo

En el resto de zonas (Fisterra, A Coruña-Ferrol, Cedeira, A Mariña y Costa da Morte) las ventas de estas especies son más escasas. De hecho, entre las cinco facturaron 1,1 millones, un 14% menos, tras comercializar 114 toneladas, una cifra un 5% superior a hace un año.

Compartir el artículo

stats