Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los científicos del ICES se desligan de la prohibición a la pesca de fondo del palangre

Reconocen que su estudio sobre las áreas con ecosistemas vulnerables fue pensado para el arrastre | El sector se defiende ante la ONU: “Estos debates no se hicieron en la UE”

Un buque del IEO desplegando un ROV para observar el fondo marino. IEO

El veto a la pesca de fondo en 87 áreas de aguas comunitarias situadas entre el Golfo de Cádiz y Gran Sol sigue coleando. El sector sigue intentando por todos los medios darle la vuelta a la situación, conscientes sin embargo de que la Comisión Europea no dará su brazo a torcer y aplicará los cierres ya en septiembre, como señaló la directora general de Asuntos Marítimos y Pesca (DG Mare) de la Comisión Europea, Charlina Vitcheva. Este fue uno de los temas abordados en una conferencia sobre pesca de fondo celebrada en la sede de Naciones Unidas. Allí acudió, entre otros, el científico del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) que lideró el estudio en el que se basó Bruselas para establecer las zonas a cerrar por la presencia de ecosistemas marinos vulnerables (VME, en inglés), Eugene Nixon. En su intervención, se desmarcó de la inclusión del palangre de fondo entre los artes que impactan en el fondo marino, tal y como defiende la flota, ya que su estudio fue pensado solo para el arrastre y no para artes fijas.

Nixon participó en el panel organizado por la ONU y que se celebra cada cuatro años. Allí acudieron el secretario general de la patronal española Cepesca y presidente de la Coalición Internacional de Asociaciones Pesqueras (ICFA, por sus siglas en inglés), Javier Garat, así como el miembro de ICFA y presidente de Alianza Europea de Pesca de Fondo (EBFA), Iván López. “La ONU fue capaz de organizar un seminario de dos días con todos los países, sin acritudes y con debate para buscar consenso, y la UE no”, explica López.

Durante una de las intervenciones el científico del ICES tomó la palabra para explicar el estudio realizado en aguas comunitarias, el que presentó en la reunión con el sector y las administraciones del pasado 26 de julio. Según las fuentes consultadas, Nixon reconoció que el ICES “no había hecho un estudio para nada pensando en el palangre ni en las artes fijas”, en alusión a la decisión de Bruselas de prohibir todas las artes de fondo en las zonas identificadas por la presenta de VME. Si bien reconoció que la decisión de la Comisión “es lícita”, desmarcó la responsabilidad del equipo científico que llevó a cabo el estudio. También avanzó que están dispuestos a hacer un estudio centrado en este arte de pesca.

Durante la cita en Nueva York, el vigués Iván López fue el encargado de realizar la intervención por parte de ICFA. Así, el sector celebró los avances en la protección de los ecosistemas marinos vulnerables siguiendo los criterios aplicados por las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP) para su detección y delimitación durante las dos últimas décadas, poniendo como ejemplo lo que realiza en sus aguas la Organización de Pesquerías del Atlántico Noroeste (NAFO).

El IEO crea una metodología para evaluar y proteger el suelo marino

Científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC), en colaboración con otros expertos de Europa y Canadá, han desarrollado un indicador ecológico que han denominado SoS (Sentinels of the Seabed, Centinelas del fondo marino en español) y que combina novedosas técnicas estadísticas para cuantificar el buen estado ambiental y las presiones de los hábitats del fondo, un indicador que se aplicará en toda Europa en el marco de la directiva de las Estrategias Marinas tras su publicación en la revista Ecological Indicators.

La evaluación y seguimiento del buen estado ambiental de los hábitats bentónicos (aquellos formados por especies ligadas al fondo marino: como las algas, las praderas marinas o los corales) es una obligación recogida en distintas directivas europeas, como la Directiva Hábitats o la Directiva de Estrategias marinas.

El índice SoS utiliza especies características de cada uno de los hábitats bentónicos y que a su vez reúnen una serie de características biológicas que las hacen especialmente sensibles a los impactos humanos, como por ejemplo ser grandes, longevas, frágiles, sésiles o poco móviles y alimentarse por filtración del agua marina.

“Este indicador será una pieza clave en el desarrollo de las Estrategias Marinas, especialmente para el seguimiento de los descriptores de biodiversidad e integridad del lecho marino”, explica Alberto Serrano, investigador del IEO en Santander, autor del artículo y responsable del programa Estrategias Marinas en España.

Compartir el artículo

stats