Dos zonas en las rías coruñesas de Muros-Noia (zona I) y Ares-Betanzos (Ares II) han sido cerradas al marisqueo en las últimas horas por la presencia de toxina lipofílica (diarreica), según resolución del Instuto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar). En lo tocante a las bateas, se encuentran cerrados por encima del 60% de los más de medio centenar de polígonos de mejillón existentes en Galicia.