Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota gallega, hostigada por Greenpeace: “Estamos jodidos porque nos acaban de robar, andan con total impunidad”

“Perdimos unos 4.000 euros en equipos de pesca y unos 2.000 en las capturas”, explica Miguel Ángel Martínez, patrón del “Segundo Ribel”

Miguel Ángel Martínez, patrón del “Segundo Ribel”, uno de los pesqueros atacados

Greenpeace volvió a tomarla con el palangre gallego. Como en 2019, la organización ecologista hostigó a la flota por capturar tiburones, pese a hacerlo de forma completamente legal y controlada por el Gobierno de España y por la Unión Europea. Sin embargo, esta vez fue más lejos: cortó el palangre a dos buques y robó los aparejos, además de dejarlos sin capturas. Uno de ellos fue el Segundo Ribel, barco de la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu), que ya anunció una querella criminal. El patrón Miguel Ángel Martínez, cuyo padre está en el palangrero trabajando, atendió a FARO.

–¿Cómo se sienten tras lo sucedido?

–Estamos jodidos porque nos acaban de robar. Andan con total impunidad, por ser Greenpeace se creen que lo pueden hacer. Estamos pescando con toda la legalidad del mundo, en una zona en la que podemos hacerlo. Es una sensación de impotencia, porque además creo que la querella no va a llegar a nada. Contra ellos parece que no se puede hacer nada y menos sin el apoyo del Gobierno o de la Unión Europea.

–¿Cuentan con tenerlo?

–Ese apoyo no creo que llegue, la verdad.

–¿Llegaron a tener contacto con el barco de Greenpeace, el “Arctic Sunrise”?

–No. Llevan el AIS [sistema de posicionamiento satelital] apagado y no los vimos. En ningún momento. Pensábamos que habíamos perdido el aparejo, como me dijo mi padre. Ahora nos enteramos de que nos los robaron.

–Ellos alegan que estaban trabajando en un área marina protegida (AMP)

–No estábamos en una zona protegida. El único sitio que en el no podemos pescar es en Azores. Nuestro PTP [permiso temporal de pesca] no nos impide faenar en ningún sitio, solo en Azores o aguas de España. No estábamos ni en la zona que ellos dicen, el Complejo de Montes Submarinos de Milne, algo que se puede demostrar con la caja azul, con la que estamos controlados los 365 días del año.

–Otro barco gallego se vio implicado, ¿tuvieron contacto con ellos?

–El Siempre Perla. No, no tenemos contacto con ellos. Orpagu sí habló con ellos y creo que están igual que nosotros. Además, nosotros llevamos las cámaras, el ojo electrónico, para que se vea que cumplimos toda la normativa, cumplimos requisitos medioambientales y todo. Es injusto.

–¿Cuánto creen que han perdido?

–Perdimos unos 4.000 euros entre boyas, línea, anzuelos, detectores por GPS… Nos robaron dos y son casi 450 euros cada uno. Sobre la pesca no podemos saber, porque hasta que llegas a la zona no sabes qué picó, pero unos 2.000 euros pudieron volar, por lo que estábamos pescando los días anteriores.

–¿Cómo cree que afecta esto a la imagen del sector palangrero?

–A nivel imagen los malos siempre somos nosotros. Eso está ya predispuesto así. La imagen de los pescadores, al no tener apoyo de los gobiernos o de la UE, aunque cumplamos directrices, con pesca cero de marrajo y demás... Esto hace más daño a la flota. Luego las que siguen haciendo la pesca ilegal, como la asiática, siguen a sus anchas. Eso se nota en el palangre gallego, que se están vendiendo barcos y cada año somos menos. Contra esto no podemos luchar tampoco, estamos cansados.

–Orpagu pide que si el “Arctic Sunrise” toca tierra, sea retenido por el robo. ¿Sería lo justo?

–Sería lo normal. Es como si te robo el coche, digo que lo robé y me paseo con él sin ningún problema por ahí. Por lo menos que nos devuelvan los equipos de pesca, que estábamos pescando de forma legal. Eso si no los rompieron antes, porque como hacen lo que quieren...

Compartir el artículo

stats