Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bruselas confirma el hachazo: en el aire más de 1.000 empleos al vetar la pesca en 94 áreas

Sinkevicius anuncia el avance de la medida pese a la falta de apoyo de los países | Da dos meses a Londres para que se pronuncie y espera un nuevo análisis científico | Planas censura la medida: “Hay que buscar soluciones”

Tripulantes de uno de los barcos “gransoleros” de Vigo regresando a tierra. Cedida

El sector pesquero creía que era cuestión de días, pero la Comisión Europea no tardó ni 24 horas en tomar una decisión: Bruselas seguirá adelante con su plan para vetar a la pesca de fondo en 94 áreas situadas en aguas de España, Portugal, Francia e Irlanda, lo que pondrá en jaque la supervivencia de nueve de cada diez barcos de bandera española que operan en Gran Sol o, lo que es lo mismo, dejará en el aire más de 1.000 empleos. Y eso sin tener en cuenta los efectos en la flota de litoral que faena en aguas del Cantábrico Noroeste, en aguas de Portugal o, especialmente, en el Golfo de Cádiz.

El propio comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, anunció la decisión en un escrito en el que no hizo mención alguna a la votación que tuvo lugar el martes, en la que los Estados miembro mostraron su desacuerdo con la medida y que culminó con una “no opinión” por parte de los representantes de los países. Bruselas dará ahora un plazo de dos meses a Reino Unido para evaluar la propuesta (a los Estados miembro solo les dio 15 días), cuyo texto definitivo queda pendiente de unas nuevas evaluaciones científicas en las que trabaja el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES, en inglés) y que “se esperan para finales de este año”.

Tras dos votos en contra (de España e Irlanda) y 11 abstenciones, la Dirección General de Asuntos Marítimos y Pesca (DG Mare) que dirige Charlina Vitcheva se dio de bruces en medio de la tramitación de este “acto de ejecución” al culminar con una “no opinión”, algo que fuentes conocedoras de estos procesos califican como “muy poco habitual” (se habla de que sucede en menos de un 2% de los casos). Con ello, quedaba en el aire saber qué haría Bruselas, si continuar o replantearse la medida tras las quejas ante la falta de consultas al sector y a los países o la inexistencia de análisis socioeconómicos. “No han consultado debidamente al sector y a los Estados miembros”, criticaba ayer el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que ve necesario “buscar soluciones”.

“No han consultado debidamente al sector y a los Estados miembro”

Luis Planas - Ministro de Pesca

decoration

En un comunicado a última hora del martes, Bruselas desvelaba sus intenciones. “Después de la votación del comité, se permite a la Comisión concluir el procedimiento y adoptar la medida”, resumía la CE. El comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, señalaba que el objetivo “es proteger los ecosistemas vulnerables del impacto de los artes de fondo” y que es un paso “para limitar el uso de los artes de pesca más perjudiciales para la biodiversidad en las aguas”. “Sé que esta decisión requiere un gran esfuerzo de nuestro sector pesquero y me gustaría reconocer su papel esencial en la preservación de nuestro océano y nuestro futuro”, comentó el lituano.

La noticia sentó como un jarro de agua fría en el sector pesquero y en aquellas industrias afectadas por la noticia. El secretario general de Cepesca, Javier Garat, reconoció el apoyo del Ministerio en la votación y calificó la decisión de Bruselas como una “vergüenza”. “Es una medida revolucionaria que tendrá unas consecuencias muy graves para todos”, sentenció. De la misma forma se pronunció el vigués Daniel Voces, gerente de la patronal europea Europêche, que aprovechará estos dos meses que se otorgarán a Londres para “estudiar los efectos a nivel económico y legal”.

“Me parece una vergüenza que sigan adelante con la propuesta”

Javier Garat - Sec. General de Cepesca

decoration

En Galicia, el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, criticó duramente la “falta de sensibilidad” en una medida que “no ha sido negociada ni hablada con el sector”. “Lo valoramos muy negativamente”, indicó, “el impacto económico puede ser muy importante”.

El gerente de Puerto de Celeiro, con una importante flota de palangre de fondo, se pronunció parecido. “No se nos tiene en cuenta y tiran para adelante igual; es un proyecto político”, apuntó Jesús Lourido, que censuró la decisión de otorgar a Reino Unido más tiempo a que los países de la UE: “No se entiende”.

Entre los sectores afectados, tanto minoristas (Fedepesca) como transportistas (Transfrío) o empresas de suministros (Élice Entrepot) coinciden en el daño económico de la medida. “Esto perjudicaría a nuestra flota sin argumento alguno”, expone la directora de los detallistas de pescado españoles, Mª Luisa Álvarez.

“Esto perjudicaría a nuestra flota sin argumento alguno”

Mª Luisa Álvarez - Directora de Fedepesca

decoration

Para José Manuel López, de Transfrío, la propuesta “afectará negativamente a los volúmenes de pesca” que llegan a Vigo “y favorecerá al de otras zonas”. Mientras, el responsable de Élice Entrepot, Herminio Agrafojo, cree que “es una piedra más en el camino para un sector en el que todas las empresas auxiliares pendemos de un hilo”. “Suministramos a cerca del 90% de todos los barcos de Gran Sol que hay en Vigo y Marín. El palo es enorme”, sentenció.

El investigador del grupo de Economía Pesqueira e dos Recursos Naturais de la USC, Gonzalo Rodríguez, analizó también la implementación de la medida. “Es preocupante, sobre todo por la tendencia que abren con ello”, comentó el experto, que explicó que “se trata de zonas habituales de pesca para la flota y tendrá efecto”. “En el caso del palangre de fondo es más sangrante, porque son selectivos y se quedan sin alternativa”, resumió Rodríguez.

Preguntas clave

  • ¿Qué persigue Bruselas? La Comisión Europea propuso ante los Estados miembro el cierre de 94 áreas para la pesca de fondo.
  • ¿A qué responde? El objetivo de la DG Mare es limitar el impacto de aquellas artes de pesca en contacto con el fondo para proteger los ecosistemas marinos vulnerables (VME, en inglés).
  • ¿Qué zonas están afectadas? Se trata de diversas zonas de varios kilómetros cuadrados que se extienden a lo largo de la costa desde el Golfo de Cádiz y hasta la zona norte del caladero de Gran Sol, afectando aguas de España, Portugal, Francia e Irlanda.
  • ¿Son áreas marinas protegidas? Es una de las muchas incógnitas que deja la propuesta. En principio, las 94 zonas no tienen que ver con las áreas marinas protegidas (AMP), por lo que el objetivo de que estas alcancen el 30% en 2030.
  • ¿Qué flota se ve afectada? Las más perjudicadas son los barcos de litoral del Golfo de Cádiz y los de Gran Sol. Según el Ministerio de Pesca, 79 de los 89 arrastreros y palangreros de fondo de bandera española en el histórico caladero se quedarían sin zonas de pesca. En Galicia y el Cantábrico también estarán afectados los arrastreros de litoral.
  • ¿Por qué no fue respaldada la medida por los países? La DG Mare avisó de la propuesta con solo 15 días de antelación y se encontró en la votación con las dudas de muchos Estados miembro, de ahí los dos votos en contra y las 11 abstenciones que derivaron en un resultado de “no opinión”, muy poco habitual. Además, faltan estudios sobre el impacto socioeconómico, lo que molestó especialmente a la flota pesquera afectada.
  • ¿Cuándo se implantará? El sector pesquero baraja que entre este año y el próximo, si bien la DG Mare indica que darán dos meses de consultas a Reino Unido y que están a la espera de un nuevo informe del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES).

Compartir el artículo

stats