Las mariscadoras ven con preocupación la bajada de productividad de las rías gallegas, lo que, protestan, pone en peligro la rentabilidad para cientos de familias que viven de esta actividad en Galicia. Es la valoración que han hecho las entidades gallegas que forman parte de la Asociación Nacional de Mujeres en la Pesca (Anmupesca) durante un encuentro mantenido para analizar las distintas profesiones de este sector en la región y poder, así, trasladar sus peculiaridades al Congreso de la Red Nacional de Mujeres de la Pesca que tendrá lugar en la isla de La Palma el próximo junio.

“Está claro que hay un fenómeno que está afectando a la totalidad de las rías gallegas y ante grandes males, grandes y urgentes remedios, ya que está en peligro la campaña de verano”, asegura Rita Míguez de la Iglesia, presidenta de Anmupesca, dirigiéndose al recién nombrado presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y a la conselleira do Mar en funciones, Rosa Quintana.

La noticia coincidía ayer con un comunicado de Mar en el que se destacaba una mejora de la clasificación microbiológica de tres zonas de producción de moluscos que “facilitará la labor de las cofradías de Ferrol, Barallobre y Miño”.