Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las lonjas resisten el envite de la crisis y aumentan un 4% las ventas hasta marzo

Cierran el primer trimestre con 92 millones de euros gracias a las cifras antes del conflicto en Ucrania y al alza de precios | Merluza y pulpo aumentaron más de un 12% su valor medio

Subasta de navaja en la lonja de Cangas. SANTOS ALVAREZ

Las lonjas de la comunidad gallega han vuelto a tener un inicio de año complicado, como ya sucedió en 2020. Si en aquel momento el primer trimestre estuvo marcado por la irrupción del COVID, el estado de alarma y el cierre de la hostelería, en este caso la culpa la tuvieron el conflicto en Ucrania y sus repercusiones económicas, especialmente el alza del precio de los combustibles y la huelga del transporte. Tanto entonces como ahora, los centros de primera venta de pescado y marisco de la comunidad arrancaron con pulso firme, apuntando a imitar las cifras de los años previos (con ventas en el entorno de los 100 millones de euros) y dejando buenas sensaciones en cuanto a los precios. Y así era hasta que dos situaciones históricas, la pandemia y la guerra, tuvieron un impacto significativo en el día a día de la flota y de los vendedores. Sin embargo, el resultado fue diferente: si entonces la oferta aumentó (+0,5%) y la facturación se hundió (-5%), en esta ocasión la cantidad vendida descendió (-8%) y las ventas se incrementaron (+4%). Pese al amarre de la flota o al paro en el transporte, las buenas cifras de enero y febrero, unidas al alza de los precios medios, ayudaron a las lonjas de Galicia a cerrar marzo con 92 millones de euros.

El inicio del conflicto el pasado 24 de febrero desembocó en una escalada de precios que obligó a parte de la flota a parar y que puso en pie de guerra a parte del sector del transporte, lo que dificultó el traer pescado desde Gran Sol o el realizar las expediciones a los principales puntos de venta de la península. Aquello cortó la buena progresión de las lonjas, que en los dos primeros meses del año lograron unas ventas de 58,9 millones de euros y que en los 25 días siguientes al inicio del conflicto en Ucrania se dejaron 5,5 millones de euros respecto al año anterior, como informó FARO.

La situación provocó también que las capturas llegasen en menor cantidad a las lonjas. Si entre enero y febrero la cantidad de pescado y marisco fue un 5,5% más que en los mismos meses de 2021, en marzo la tendencia se invirtió, cayendo un 22,8%, casi 3.000 toneladas menos.

De esta forma, durante el primer trimestre del año los centros de primera venta gallegos subastaron en total 24.906 toneladas, casi 2.200 menos que un año antes y 5.000 menos que en el mismo período de 2020, cuando la flota siguió faenando para poder traer alimento a tierra en el comienzo de la crisis sanitaria. Sin embargo, la facturación alcanzada superó los 92,6 millones de euros, 3,3 más que en los tres primeros meses de 2021.

lonjas gallegas Hugo Barreiro

Medias

El motivo del buen resultado económico se debe al alza del precio medio de buena parte de las especies principales o con mayor presencia en esta época del año, destacando sobre todo las campañas de pulpo y de la xarda (caballa).

En lo que respecta al cefalópodo rey, el valor fue de 5,6 millones de euros con un promedio que se incrementó un significativo 13,5%. El kilo de pulpo se pagó hasta marzo a 8,97 euros, un euro más que en el primer trimestre del año pasado. Y lo mismo sucedió con la xarda. La especie pelágica dejó 3,9 millones de euros al incrementar el valor medio un 38,9%, hasta los 1,64 euros el kilo.

Sin embargo, la captura estrella sigue siendo la merluza. Aunque se descargaron casi 1.000 toneladas menos (6.439 en total) su valor se asemejó al de hace un año (24 millones de euros frente a los 24,6 del primer trimestre de 2021) gracias al incremento del valor medio un 12%, con 3,74 euros el kilo. De hecho, su alza sirvió para paliar el de otras especies de gran valor como el rape (el valor medio cayó un 1,9%) o el rapante (-5,9%).

Vigo volvió a ser la principal lonja de la comunidad 21,4 millones en ventas, un tímido alza del 0,6%, seguida de lejos por Burela (15 millones), Celeiro (12), A Coruña (11,4) y Ribeira (8,4). De este Top 5 de lonjas la única que arrojó un balance interanual negativo fue la coruñesa, que cuya facturación cayó un 12,5%.

Compartir el artículo

stats