Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La disputa pesquera de Bruselas y Noruega fuerza una prórroga de la cuota de bacalao

El cupo provisional en Svalbard para el trimestre se amplía un mes más | España dispone de 2.200 toneladas | Una pesquisa señala que Rusia es quien más bacalao tiene en Noruega

El “Monte Meixueiro”, el año pasado en Vigo. | PABLO HERNÁNEZ

Los meses van pasando y la situación para la flota pesquera comunitaria que trabaja en aguas del archipiélago Svalbard no se resuelve. La disputa pesquera que mantienen Bruselas y Noruega (que gestiona las islas del Mar de Barents) desde diciembre de 2020 sigue atascada y las 5.000 toneladas de cuota de bacalao que entonces fueron “expoliadas” por Oslo a la Unión Europea –aprovechando la incertidumbre del Brexit– siguen sin ser devueltas. Esta situación de desacuerdo ya provocó grandes problemas a lo largo del pasado año para los barcos, incluidos los cuatro que operan en Vigo, y en el comienzo de este supuso el establecimiento de un cupo provisional para el trimestre, igual que se hizo ya en dos ocasiones por la falta de un acuerdo con Reino Unido. Ahora, el Consejo ha adoptado una ampliación durante un mes más, hasta finales de abril, de la cuota de 4.500 toneladas para toda la UE, de las que España y sus cuatro barcos reciben 2.200.

El pasado año, Oslo decidió de forma unilateral la reducción de 4.964 toneladas de bacalao de la cuota comunitaria en Svalbard, islas que gestiona en base al Tratado de Svalbard firmado hace más de 100 años por el que está obligado a garantizar un acceso equitativo a sus recursos, incluidos los pesqueros. El cupo de la UE quedó entonces en 19.636 toneladas y, pese a las continuas amenazas, la flota terminó demandando a la Administración noruega.

En más de un año, Bruselas no fue capaz de llegar a un acuerdo con Oslo de cara al futuro o de recuperar el cupo injustamente reducido. “Dado que están en curso las conversaciones con Noruega sobre el acceso equitativo y no discriminatorio a las aguas de Svalbard para las flotas de la Unión que pescan bacalao en esa zona, la Comisión propone que el Consejo amplíe el período de aplicación de esa cuota provisional de la Unión de 4 500 toneladas hasta el 30 de abril de 2022”, recogía un documento de la Comisión fechado el pasado 22 de marzo al que ha tenido acceso FARO.

La medida, adoptada esta semana por el Consejo, supone un nuevo paso hacia la incertidumbre para la flota viguesa que se dedica al bacalao, los cuatro barcos que quedan de una flota que en su día llegó a superar las 100 unidades en el país.

Tanto la patronal europea Europêche como la Asociación Europea de Pesca del Atlántico Norte (Enafa) avisaron el mes pasado de que la Comisión Europea debería dar un golpe encima de la mesa para reconducir la situación y hacerse fuerte ante Noruega. Por eso, llegaron a escribir a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para demandar que la UE asigne de forma “unilateral” una cuota de bacalao para la flota comunitaria de un total de 24.600 toneladas.

Hoy no solo no se ha cumplido esa premisa, si no que se ha prorrogado el cupo provisional ya que la cuota comunitaria representa un 1% del total que se puede capturar en Svalbard, es que además el resto se lo reparten casi a partes iguales Noruega y Rusia, país que está bajo fuertes sanciones por la guerra que inició en Ucrania el pasado 24 de febrero. De hecho, una investigación realizada por el medio noruego NRK desveló que el gigante ruso Norebo es el mayor tenedor de cuotas de bacalao en el país escandinavo. Su máximo responsable es el multimillonario Vitaly Orlov.

Compartir el artículo

stats