Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La norteamericana Marinsa se instala en Vigo al abrigo de la renovación de la flota

Es la distribuidora oficial de los motores Wabtec, antes General Electric | Especializada en atuneros o remolcadores, ofrece un sistema “idóneo” para la nueva norma de emisiones

Jesús Portas, gerente de servicios globales de Marinsa, en su despacho de Vigo. / RICARDO GROBAS

En el año 2018, el holding General Electric (GE) suscribió un acuerdo con Wabtec Corporation para, a través de un proceso de escisión, fusionar su unidad de transporte. Aquella operación fue valorada en más de 9.400 millones de euros (11.100 millones de dólares, en aquel momento), y permitió a GE centrarse en aviación o equipamiento médico. Marinsa International Inc. ya era el proveedor más antiguo de la división marítima de los sistemas de propulsión General Electric, y a día de hoy lo es de la heredera, Wabtec Marine. Con oficinas en Estados Unidos (la sede central está en Miami), Perú, Panamá, Chile y Argentina, Marinsa ha establecido una base en Vigo. Un equipo comandado por Jesús Portas, gerente de servicios globales del grupo, trabaja ya en unas oficinas de Bouzas. Un desembarco que se produce no solo al abrigo del constante proceso de renovación de la flota pesquera, sino también de la transformación en materia de emisiones de los buques.

“La división GE Transportation también trabajaba con locomotoras, que deben cumplir con la normativa de emisiones. Y en la flota, cada vez más, es determinante”, apunta Portas. “Para cumplir con los límites NOx –gases compuestos que generan dióxido de nitrógeno– es preciso inyectar urea en el escape”, un químico que neutraliza esos NOx que se forman en los procesos de combustión de vehículos o plantas de generación. Aquí es donde entra el sistema que ofrece Marinsa. “Este proceso lo realiza el propio motor, con lo que es más compacto, y no tienes la necesidad de contar con un tanque de urea”. Un ahorro de espacio no solo agradecido para buques como remolcadores, sino también para bacaladeros o cerqueros congeladores. “Es lo que nos diferencia de la competencia”, abunda el responsable de esta compañía.

Tiene oficinas en Estados Unidos, Perú, Panamá, Argentina y Chile

Que no es nueva en España ni en Galicia. El North Sea Giant, buque offshore de 156 metros construido por Metalhsips & Docks –ganó el premio mundial al mejor buque de su categoría, Offshore Support Vessel of the Year– lleva a bordo seis motores GE de propulsión diésel eléctrica. También ha equipado a dos atuneros de la gallega Ugavi, que ultima el proyecto de construcción de nuevas unidades, o al Intermares de la Armada Española. Ha sido el equipo con base en Vigo el que se ha desplazado a Manta, Lima, Panamá, Paraguay o Chile para trabajos de instalación y supervisión de motores en atuneros, remolcadores o anchoveteros.

Uno de los motores que instalan en Marinsa

Jesús Portas también centra el objetivo de Marinsa en los trabajos de remotorización, con rangos de potencia de entre 1.700 HP a 6.200 HP. “La reparación completa de un motor es un proceso que, en los demás sistemas, se debe ejecutar entre las 16.000 y las 20.000 horas” de operación de los barcos, un periodo que los de Wabtec, incide, “lo extiende a las 40.000 horas”.

Marinsa tendrá un estand propio en la próxima edición de Navalia, que se celebrará en el Ifevi del 24 al 26 de mayo.

Compartir el artículo

stats