La plataforma constituida en defensa del sector pesquero del Cantábrico Noroeste y de sus caladeros acordaron ayer la hoja de ruta a seguir en su posición contra los proyectos de instalación de parques eólicos marinos en sus costas y han exigido a las administraciones una mesa de diálogo para frenar los mismos.

Además de solicitar reuniones con los representantes de las administraciones (de los gobiernos del noroeste español y del estado) y aunar los esfuerzos con los sectores pesqueros del Mediterráneo y Golfo de Cádiz, la plataforma acudirá a la localidad portuguesa de Viana do Castelo para analizar in situ el impacto que la eólica marina ha tenido en la zona.