Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Comisión Europea baraja la posibilidad de prohibir la cría de pulpos en cautiverio

Pescanova es la empresa que lidera la producción acuícola del cefalópodo y prevé sacar los primeros ejemplares producidos en cautividad al mercado durante el próximo año

Cría de pulpo en cautividad en el Instituto Oceanográfico de Cabo Estai. | // CARLOS PEREIRA

La Comisión Europea revisará la legislación sobre la cría de pulpos en cautiverio y está abierta, entre otras opciones, a su prohibición. Esta es la conclusión que se desprende de la respuesta de la Comisión a una pregunta del eurodiputado portugués del grupo de los Verdes, Francisco Guerreiro. El político conservacionista registró, el pasado octubre, una cuestión al respecto poniendo sobre la mesa la evidencia científica que demuestra las particularidades de estos cefalópodos: “Los pulpos tienen la capacidad de percibir, sentir dolor, tener respuestas emocionales, tener memoria a largo y corto plazo, tener cognición compleja y realizar aprendizaje social. Como tal, no les es posible expresar su comportamiento natural en cautiverio”.

En la pregunta, Guerreiro también hizo mención a la vida en solitario que llevan los pulpos y los “riesgos de agresión y canibalismo” que puede conllevar la crianza en densidades elevadas. Remarcaba, además, que “muchas de las características de los pulpos los hacen inadecuados para la agricultura intensiva”. También que no “existe un método científicamente validado para el sacrificio humanitario de estos animales”.

A modo de conclusión, el europarlamentario quiso añadir que criar pulpos –que son una especie carnívora– en un régimen industrial aumentaría la presión sobre los animales acuáticos salvajes, creando así un “estrés ambiental adicional”. En concreto, los Verdes preguntaron a la Comisión si reconocía los riesgos medioambientales de esta cría y “su incompatibilidad con las directrices estratégicas de la UE para la acuicultura”. También si la Unión valora incluir la prohibición en las próximas revisiones de la legislación sobre bienestar animal.

La respuesta de la Comisión Europea a la pregunta del eurodiputado abre un nuevo escenario para la cría de pulpo en cautiverio y que, de llevarse a cabo una nueva legislación, tendrá efectos en el sector pesquero gallego. Desde el órgano ejecutivo de la Unión Europea confirman que, actualmente, no existen normas europeas sobre el bienestar de los moluscos cultivados, incluidos los pulpos. Tampoco criterios específicos para el “bienestar” de los animales a la hora del sacrificio. Por lo tanto, la Comisión descarta las cuestiones en torno a la incompatibilidad legislativa.

Sin embargo, la Comisión está de acuerdo en que “la cría de animales carnívoros como los pulpos puede ejercer una presión adicional sobre las poblaciones de peces silvestres”. También admiten que las directrices vigentes recomiendan que “los Estados miembros apoyen la diversificación de la acuicultura de la UE en tipos de acuicultura con un mejor comportamiento medioambiental, como la cría de especies de bajo nivel trófico (moluscos y otros invertebrados, algas y peces herbívoros) que no necesitan ser alimentados”. De esta forma, subrayan la necesidad de garantizar “sistemas de alimentación sostenibles”.

A la pregunta concreta de si se barajará la prohibición de la cría de pulpos, la Comisión admite que “revisará la legislación existente sobre bienestar animal [...] y está preparando una evaluación de impacto”. A pesar de que en la evaluación de impacto inicial la opción de la prohibición no estaba sobre la mesa, la Comsión referencia una consulta pública que está abierta hasta el 21 de enero de 2022 y de la que podrían salir medidas como esta.

El mercado del pulpo criado

Nueva Pescanova, el Instituo Oceanográfico de Vigo y su homólogo canario son los pioneros de este tipo de cría. La empresa gallega solicitó en el pasado julio a la Autoridad Portuaria de Las Palmas una concesión para poner en marcha una granja para la cría del pulpo. La inversión que prevé Nueva Pescanova rondaría los 65 millones de euros y el proyecto estaría activo para el año 2023.

Compartir el artículo

stats