Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los científicos aconsejan subir la cuota de sardina en 2022

Marineros de un cerquero de Redondela pescando sardina el pasado verano. | J.M.S.

La sardina que se captura en aguas ibéricas sigue con su progresión hacia una clara recuperación tras tocar fondo en 2017. Por segundo año seguido, los científicos validan la buena salud de la especie tras la aplicación del plan de recuperación y proponen una subida de la cuota disponible para España y Portugal, que sitúan para 2022 en un máximo de 41.777 toneladas. El Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) acaba de publicar la recomendación tras la solicitud de la Comisión Europea, que en este caso pidió a los expertos hacer su advice en base al rendimiento máximo sostenible (RMS), es decir, la media máxima de capturas que se pueden hacer a largo plazo sobre un stock concreto. Las autoridades pesqueras de ambos países deberán ahora confirmar la cifra de cara a la próxima campaña, lo que beneficiará a las flotas de cerco y del xeito gallegas.

El pasado 5 de febrero tanto España como Portugal plantearon al ICES un nuevo plan para la gestión de la especie hasta 2026 que reemplazase anterior. La idea de ambos gobiernos era la de ir abriendo la mano en cuanto al aumento de las capturas para así hacer valer los sacrificios realizados por las flotas lusas y españolas en los cuatro años previos. Los científicos dieron el visto bueno a las normas de control de capturas (HCR, por sus siglas en inglés) propuestas desde Madrid y Lisboa, lo que posibilitaba establecer unos topes anuales de entre 30.000 y 50.000 toneladas.

Este año las flotas de ambos países comenzaron la campaña con un máximo de capturas de 21.400 toneladas de sardina, repartido como es habitual en un 65% para Portugal y un 35% para España. Sin embargo, a mediados de verano se validó un aumento de la cuota hasta las 40.434, lo que dejaba casi 8.000 toneladas a los barcos que trabajan la especie en el caladero Cantábrico Noroeste (principalmente los cerqueros y xeiteiros gallegos).

El pasado 17 de diciembre los científicos publicaron su recomendación para el cupo de sardina del próximo año. “Para 2022, la Comisión Europea solicitó al ICES que brinde asesoramiento basado en el enfoque de RMS e incluya la HCR en otros escenarios de captura”, apunta en el texto. El resultado es que, en base al rendimiento máximo sostenible, “las capturas en 2022 no deberían superar las 41 777 toneladas”.

Aunque pequeño, se trata de un aumento (del 3%) respecto al tope propuesto para 2021 por los científicos, que finalmente fue el aprobado por los países que manejan la pesquería y validado por la Comisión Europea, que valida todo el proceso.

La abundancia de la especie desplazó este año al jurel

decoration

De esta forma, la cantidad prevista por los científicos sería la más alta disponible para la flota desde que comenzó el plan para la recuperación de la especie y serviría también como un nuevo apoyo para el sector cerquero, especialmente tras un año en el que echó mucho en falta la cuota de sardina ante la fuerte abundancia de la especie en el caladero gallego. De hecho, desde la industria alertaban que la presencia tan alta de sardina estaba desplazando al jurel, que no se dejaba ver y que supuso un grave perjuicio para la flota. Solo en las aguas al sur de Fisterra (la denominada zona IXa) se quedó sin pescar aproximadamente un 70% de la cuota anual.

El incremento se unirá el próximo año precisamente al del cupo jurel, que tal y como adoptaron los ministros de Pesca de los Veintisiete se incrementará un 11,6% en aguas al sur de Fisterra. Ambos aumentos servirán para paliar, en parte, los tijeretazos asestados a la cuota de caballa, que baja un 6,7%, y al del jurel en aguas del Cantábrico (la zona VIIIc, de Fisterra a País Vasco), cuya reducción es de un 12,5%.

Compartir el artículo

stats