El sector pesquero español ha constatado la “falta de empatía” de la Dirección General de Asuntos Marítimos y Pesqueros (DGMare) de la Comisión Europea para defender los intereses de los pescadores europeos tras su “inacción” frente al paro biológico decretado “sorpresivamente” por Guinea Bissau sin seguir el procedimiento previsto en el protocolo que rige el acuerdo pesquero entre la Unión Europea y dicho país y que comenzará el próximo mes de enero.

El paro biológico, que según la Confederación Española de Pesca (Cepesca), es una figura a la que el sector no se opone siempre y cuando esté científicamente justificado y consensuado entre las partes, afecta en esta ocasión a la flota marisquera española de Huelva, que opera en esas aguas.

La flota denuncia que la decisión de este país, además de carecer de rigurosidad científica, incumple el protocolo que rige este acuerdo.

Según manifiesta el sector, la decisión tomada por Guinea Bissau se fundamenta en un “supuesto” informe del comité científico conjunto de este país y la UE de 2017, basado a su vez en datos de 2015, y sobre el que los propios científicos españoles han manifestado que sólo sirvió para debatir y que, en ningún caso, se llegó a ninguna conclusión por ninguna de las dos partes.