Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salvamento encargará dos remolcadores más y nuevas patrulleras antes de 2024

Un remolcador de Salvamento al fondo, junto a un helicóptero. // Sasemar | // SEAPLACE

El Consejo de Ministros aprobó a principios de diciembre el nuevo Plan Nacional Salvamento Marítimo para el período 2021-2024. Dotado con 173 millones de euros, es el sexto que desarrolla España y recoge todo lo que tiene que ver con las mejoras que se implementarán durante ese período de cara a favorecer un “desempeño más eficaz y eficiente” en las labores de rescate de personas en el mar y la lucha contra la contaminación del medio marino. El texto definitivo, publicado por Salvamento en su página web, especifica algunas de las inversiones clave que se pretenden llevar a cabo, en las que destacan aquellas que tienen que ver con la modernización de medios. En el apartado marítimo, está prevista la construcción del remolcador de altura adjudicado al astillero vasco Zamakona por 52,5 millones de euros, así como el “inicio de la construcción de otros dos adicionales”. De igual forma, prevé finalizar la patrullera clase Guardamar que se adjudicó Auxiliar Naval del Principado (Grupo Armón) por 6,7 millones e iniciar otra “al final del plan”. “Se mantendrá el ritmo de renovación de los medios existentes”, concreta el documento.

El plan, desgranado en 74 páginas, realiza un diagnóstico del servicio. Destaca, por ejemplo, la “elevada efectividad del servicio de salvamento de la vida humana en la mar”, que sitúan “superior al 99%”, o la “gran capacidad de respuesta y elasticidad del servicio”. Sin embargo, señala también debilidades como “la falta de recursos humanos” o “la existencia de unidades con más de 25 años” y, en general, “el aumento significativo de la edad media”.

Ante esto, Salvamento se plantea tres grandes ejes de actuación, centrados en disponer de una mayor “competitividad” a través de “servicios eficaces y eficientes”; apostar por la “descarbonización y sostenibilidad” del ente y, por último, avanzar en un mayor uso de la nueva tecnología disponible, dando pasos hacia la “digitalización e innovación”.

Medios actuales de Salvamento Marítimo. Sasemar

El más extenso de los tres es el primero, el que incluye la modernización de los medios marítimos y aéreos. Ahí, el servicio dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) avanza que “los esfuerzos llevados a cabo en el pasado deben mantenerse”. Por eso, resume las iniciativas en cuatro puntos en función de la tipología de embarcaciones, sumando tres remolcadores (el ahora en construcción en Zamakona, de 80 metros, y otros dos), dos guardamares (la de Armón y otra), la “construcción de al menos ocho salvamares” (encargadas siempre a Armón) y la fabricación de ocho embarcaciones ligeras como mínimo.

Junto a esto, Salvamento renovará el contrato para el servicio de las unidades aéreas, tanto los helicópteros como los aviones. “En la futura adjudicación del mismo, se mantendrá el nivel de calidad actual, valorando posibles mejoras operacionales como unificar bases aéreas cercanas u homogeneizar modelos de unidades”, especifica.

Recreación del remolcador encargado a Zamakona. Seaplace

En el apartado de innovación figura la idea de “incorporar nuevas aeronaves no tripuladas” con “sensores de última generación”, además del desarrollo del proyecto iSar. La iniciativa, que busca crear un “sistema integral de respuesta a emergencias marítimas con tecnologías innovadoras”, ocupa un amplio apartado del plan y su ejecución depende ahora de la adjudicación del contrato, en fase final y en la que figura Armón Vigo (en UTE con otras dos firmas) como serio candidato.

Apela a la necesidad de "contar con una dotación de personal adecuada"

decoration

En cuanto a los centros, el Plan avanza la “construcción de un nuevo Centro de Coordinación con las tecnologías más punteras en Algeciras”, en el que prevé integrar el actual centro de Tarifa, así como la renovación de sistemas y equipos del resto de instalaciones. Incluye un estudio sobre las ubicaciones geográficas de sus bases, centros y estaciones, abriendo la posibilidad a redimensionar el servicio.

En cuanto al personal, el Plan no frece cifras, pero sí especifica la necesidad de “contar con una dotación de personal adecuada” tanto para los centros para los medios. En cuanto a los buques, pretende “asegurar una tripulación mínima de seguridad” que permita navegar sin limitaciones temporales.

Compartir el artículo

stats