Un grupo de trabajadores de Nueva Pescanova se concentraron ayer en Vigo ante la sede principal de Abanca, accionista maioritario de la empresa, para reclamar “un convenio colectivo digno”. El presidente del comité de empresa del centro de Porriño, Xosé Fernández (CIG), denunció que un 3% de subida salarial en cuatro años “es el pago que la dirección le da a sus empleados después de jugarse la vida trabajando durante la pandemia”.