Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bruselas abre la mano con la cuota de merluza en otra negociación in extremis

Imagen de archivo de descarga de merluza en el puerto de O Berbés Alba Villar

La reunión de los ministros de Pesca comunitarios para decidir las cuotas pesqueras se volvió a alargar hasta la madrugada. Al cierre de esta edición, las noticias llegadas desde Bruselas eran más bien escasas respecto a la primera propuesta de compromiso lanzada por la mañana, en la que es la segunda –y en teoría definitiva– jornada de las negociaciones. Por el momento, las buenas noticias para el sector gallego se encuentran principalmente en dos frentes: por un lado, en el radical cambio previsto para la cuota del jurel que se captura en aguas de las Rías Baixas, Portugal y Golfo de Cádiz (es decir, la denominada zona IXa), tras pasar de un descenso del 16% a un aumento del 12%; por otro, en la reducción del tijeretazo del 18,5% en la merluza de aguas ibéricas (zonas IXa y VIIIc) al 12%. Sobre esta especie, la que más preocupa a la delegación española y gallega desplazada a la capital comunitaria, la Comisión Europea se habría mostrado más dispuesta a “abrir la mano” en la negociación, con lo que el equipo que lidera el ministro Luis Planas apelaba a lograr un mejor resultado en unas conversaciones muy marcadas por la cuestión del Mediterráneo.

Da igual que los cupos de especies que se capturan en Gran Sol y aguas cercanas no estén en juego ante la falta de acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea tras el Brexit (por la abundancia de stocks compartidos entre ambas partes). Las conversaciones de los Veintisiete son siempre complicadas y difíciles de llevar a buen puerto. En esta ocasión los mayores problemas se plantean en el lado Mediterráneo, donde se plantea una reducción de los días de esfuerzo para la flota de arrastre del 7,5%, algo que es inaceptable para España y, especialmente, para el sector pesquero que allí faena, que alerta de la inminente desaparición de flota al acumular un recorte del 25% en los últimos tres años.

Sin embargo, en la parte que afecta a la flota gallega las cosas no están mucho mejor. Tal y como alertó la Consellería do Mar a través de un estudio encargado a la Universidade de Compostela, la propuesta de partida de la Comisión Europea supondría una bajada de los ingresos del sector de casi 34 millones de euros y una destrucción de empleo de casi 400 efectivos en toda la costa.

Luis Planas, con el sector desplazado a Bruselas y las consejeras de Andalucía (Carmen Crespo) y Galicia (Rosa Quintana). CEDIDA

A partir de las 19.00 horas, Planas se reunió para una ronda informativa con la conselleira del Mar, Rosa Quintana, así como con su homóloga en Andalucía y el sector pesquero desplazado. Fuentes cercanas al encuentro, que sobrepasó holgadamente una hora, trasladaron que el Ministerio se centró en gran medida en lo que sucede con el Mediterráneo. De igual forma, informaron que la pelea por paliar la bajada en la cuota de merluza continuaba latente y que al menos el Ejecutivo comunitario parecía dispuesto a “abrir la mano” en este sentido. “Sigue la cosa complicada”, explicaron las mismas fuentes, que señalaron los “pocos avances” alcanzados.

“Entendemos que es un paso adelante, pero que todavía no es satisfactorio”

Rosa Quintana - Conselleira do Mar

decoration

“Hemos explicado a la Comisión que la situación biológica del stock es una buena”, señalaron fuentes diplomáticas españolas sobre el caso de la merluza tras la primera propuesta de compromiso recibida por la mañana. Quintana, por su parte, señaló la “ligera mejoría” en cuanto a la previsión inicial. “Entendemos que es un paso adelante, pero que todavía no es satisfactorio”, declaró.

Otras especies

Más allá de la merluza y de la buena noticia con el jurel (clave para las flotas de cerco y arrastre gallegas), desde el Ministerio también reconocieron ciertos “avances” que tienen “señales positivas” en el caso de la cigala y el lenguado, aunque sin aportar datos. Desde Europa Press apuntaron que en el Golfo de Cádiz se mejora el nivel de reducción previsto para la cigala, mientras que en el Cantábrico se abrirá a la pesca una pequeña zona frente a Santander, una cantidad que todavía España negociaba. Nada se sabe, de momento, qué sucederá con el rape.

Compartir el artículo

stats