Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gonzalo Rodríguez Grupo de Investigación en Economía Pesqueira e dos Recursos Naturais de la USC

“Acabar con el diésel bonificado sería el peor golpe para la flota que se recuerda”

Gonzalo Rodríguez Cedida

Gonzalo Rodríguez (50 años) forma parte del Grupo de Investigación en Economía Pesqueira e dos Recursos Naturais de la Universidade de Santiago de Compostela (USC). Es el autor del estudio encargado por la Xunta –y avanzado por FARO– para evaluar el impacto económico del fin del gasóleo bonificado para la flota pesquera que plantea la Organización Mundial del Comercio (OMC) y al que se suma el incremento de impuestos planteado por la Comisión Europea.

  • Hablan los expertos: el fin del diésel bonificado "reducirá la flota gallega"

    La emocional, y “nada académica”, biografía del genial escritor de Mondoñedo

–Dice en su informe que “sería incompatible con el mantenimiento de la actividad”. ¿Es tan duro?

–En esencia, sí. Una vez que la norma entre en vigor por algunas razones habrá algunos que sobrevivan, pero muchos otros no. Con la estructura que tiene la actividad en estos momentos, esa subida en los precios del gasóleo hay un montón de empresas que van a tener que cerrar o que vender los barcos a países terceros. Un montón de armadores que no van a poder seguir con su actividad.

La realidad es que la mayoría de la flota tiene 20 años de antigüedad, que fue construida para una realidad que ya no existe. En algunos casos podía haber pesca olímpica, por ejemplo, y eso ya no existe por las cuotas. Ahora, con esta estructura del capital se le está diciendo que van a duplica los costes. Es muy difícil encontrar salidas a ese problema y lo más probable es que muchos cierren. Y creo que algunos países que piden esta medida en la OMC son conscientes de que esto significa no pescar.

  • La OMC no recula: prioriza frenar el diésel bonificado para la flota en su borrador final

–Siempre se dijo que es necesario renovar flota, pero al mismo tiempo la UE no ayuda a ello. Ahora llega esto. ¿La tormenta perfecta?

–Lo es porque están maniatados por varios lados. La OMC en el mismo texto también plantea que no haya ayudas a la renovación o modernización de la flota. Aun así, es difícil pensar en una energía alternativa, porque… ¿Con qué van a funcionar los barcos de pesca? A vela sería inviable, porque no sería productivo, y hay tecnologías que podrían resolverlo, pero ahora mismo no. Si queremos mantener la actividad pesquera, que lo necesitamos, necesitamos incentivos para que la flota sea más eficiente y contribuya menos al cambio climático mientras se buscan soluciones alternativas. Por lo tanto, la OMC plantea que saltemos al abismo.

  • Casi 1.500 barcos gallegos tienen más de 40 años de antigüedad

    Galicia, con un promedio de 32 años, tiene 620 embarcaciones de menos de diez, mientras que casi 1.500 pasan de cuarenta. Son los más envejecidos del sector entre los principales países de la UE

–¿Qué quiere decir cuando habla de que las flotas de altura y gran altura “entrarían en pérdidas estructurales”?

–No son pérdidas coyunturales, es que en estas condiciones el sector no sería viable.

–¿Y en el caso de la bajura?

–Ahí no bajaría tanto, pero lo que significa es que el beneficio, la remuneración que reciben los propietarios de las embarcaciones, se va a quedar en el 80%. Es decir, que en el peor escenario la remuneración anual será de 15.000 euros al año, lo que es mucho menos que el salario medio bruto en Galicia. A la gente le va a compensar buscarse la vida en cualquier otro trabajo y no asumir el sacrificio de ir al mar para el pescado. El atractivo va a ser menor y el problema de relevo generacional va a acentuarse.

“Cambiaría las reglas de juego y provocaría que la actividad se trasladase a otros lugares”

decoration
Gonzalo Rodríguez

Gonzalo Rodríguez Cedida

–¿Una moratoria temporal sería una solución?

–El impacto sería grande igual, pero podría provocar que las grandes empresas se concentraran. Algunas pequeñas desaparecerían, pero las otras serían más eficientes. Podría ser una solución, pero el problema es que creaste unas reglas del juego y definiste un sector en base a un coste del combustible. La tecnología está adaptada, la organización y el sistema de producción también, pero de repente cambias radicalmente las reglas de juego.

  • Bruselas desoye a la pesca y rechaza que el fin del gasóleo bonificado sea una amenaza

–De seguir adelante como está, ¿sería este el golpe más grande vivido por la flota gallega?

–Sería el peor que se recuerda, porque llega en un momento en el que no es posible que haya alternativas. Es muy significativa la capacidad de adaptación de la flota gallega a los distintos retos que ha ido teniendo y eventualmente podría existir alternativas, pero es difícil pensar cuál. Cambiaría las reglas de juego y provocaría que la actividad pesquera se trasladase a otros lugares.

–Entonces, ¿Vigo y Galicia perderían esa posición dominante en la pesca?

–Si, e incluso a otros continentes que tengan más facilidad de eludir este problema que en la UE. Una de las características de la flota comunitaria en general es que es una flota estrictamente controlada, regulada y con unos estándares que no tiene ninguna otra. Para esta flota eludir estas normativas sería complicado y la UE lo va a cumplir. Una de las vías es desviar la pesca hacia lugares donde es más fácil eludir este tipo de normativas o que surja en aguas internacionales una flota enorme de barcos para provisionamiento de fuel en alta mar. Así el remedio sería peor que la enfermedad.

Compartir el artículo

stats