Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bruselas avanza con un nuevo plan para la pesca en primavera

Dos arrastreros amarrados el pasado agosto en el puerto de Vigo. | MARTA G. BREA

La Comisión Europea sigue adelante con su hoja de ruta marcada el pasado año en la Estrategia de Biodiversidad. Bruselas está elaborando ya el plan de acción “para conservar los recursos pesqueros y proteger los ecosistemas marinos”, que entre sus medidas incorpora la limitación de las artes de pesca que emplean los arrastreros o el cierre de zonas a la flota. Por el momento, y tal y como anunció el comisario de Pesca Virginijus Sinkevicius, el proceso se encuentra en la fase de consultas para los llamados stakeholders (partes interesadas), es decir, la industria pesquera, las ONGs e interlocutores académicos, científicos, sociales y económicos. Sin embargo, en las directrices marcadas desde la Comisión anticipan algunos de los objetivos que persigue el citado plan, que buscar “tender puentes entre las competencias pesqueras y medioambientales de la UE” y donde será necesario “actuar” para frenar los “impactos adversos en los hábitats sensibles”. Para ello, las herramientas serán: “cierre de zonas, cambios en los artes de pesca y medidas de mitigación para las especies sensibles”.

La consulta lanzada por la CE estará abierta hasta el 20 de diciembre y, según Sinkevicius, el plan será lanzado la próxima primavera. Enmarcado también en el Green Deal (el Pacto Verde Europeo, para crear “una sociedad climáticamente neutra, equitativa y próspera”) e impulsado por la Dirección General de Medio Ambiente (DG ENVI), su creación estaba incluida en la Estrategia de Biodiversidad, cuyo texto fue adelantado por FARO en mayo del pasado año y que además de la pesca incluía otros sectores como la agricultura, nuevas energías o la salud de los ríos.

Tras un período para recibir el feedback de la opinión pública (se presentaron 46 escritos en el mes que estuvo abierto el plazo, entre abril y mayo), el proceso de elaboración del plan avanzó hacia la consulta, vía cuestionario, a las partes interesadas. En la introducción de la hoja de ruta, la Comisión reconoce que la UE tiene “políticas y legislación exhaustivas”, pero que “sin embargo, los ecosistemas marinos siguen estando amenazados”. Para Bruselas, “algunas actividades pesqueras tienen un impacto negativo”, citando en concreto a artes de pesca como el arrastre, “actualmente la actividad más perjudicial para el fondo marino”.

El plan “determinará claramente dónde y cuándo deben actuar los Estados miembros y la Comisión para conservar los recursos pesqueros y proteger los ecosistemas marinos”. Con esta idea, se pretende “aprovechar las sinergias” de las políticas de pesca y medio ambiente, lo que desde el sector se entiende como una intromisión de la CG ENVI en la actividad de la DG MARE, dirigida por Charlina Vitcheva.

Los objetivos principales son los de aumentar la selectividad de las artes de pesca o eliminar las capturas accesorias, así como “identificar las medidas que se introducirán, cuando sea necesario, para limitar el uso de las artes de pesca más perjudiciales para la biodiversidad, incluso en los fondos marinos”. También se apunta a “explorar formas e identificar acciones” para “alcanzar los objetivos de la legislación medioambiental” en el medio marino, “mejorar la disponibilidad y la calidad” de la información científica o explorar las posibilidades vías de financiación de la UE que se puedan aplicar.

Objetivos

Visión general

“El plan señala dónde es necesario actuar para hacer frente a las capturas accesorias de especies sensibles y a los impactos adversos en los hábitats sensibles mediante medidas técnicas como el cierre de zonas, cambios en los artes de pesca y medidas de mitigación para las especies sensibles”.

Sobre la pesca y el arrastre

“Determinar las acciones necesarias para aumentar la selectividad y reducir o, en la medida de lo posible, eliminar las capturas accesorias de especies sensibles”; “Identificar las medidas que se introducirán, cuando sea necesario, para limitar el uso de las artes de pesca más perjudiciales para la biodiversidad, incluso en los fondos marinos”.

Compartir el artículo

stats