Los Consejos Consultivos de Pesca de Larga Distancia (LDAC) y de Mercados (MAC) acaban de aprobar un dictamen conjunto sobre “la importancia de impulsar el liderazgo de la Unión Europea de cara a luchar contra la pesca ilegal y el impacto negativo de las llamadas “banderas de conveniencia” en el sector pesquero. Según explican, ciertos estados (costeros o interiores) permiten a los buques enarbolar su pabellón sin un seguimiento y control, por lo que pueden incurrir en prácticas de pesca ilegal.

Los consejos consultivos apuntan que, además de incumplir las obligaciones establecidas en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), esta actitud de ciertos estados “supone un grave perjuicio económico y medioambiental, con pérdidas de miles de millones a la economía mundial, así como déficit de datos que distorsionan las evaluaciones científicas de los stocks y privan a las comunidades de poblaciones pesqueras locales y artesanales de un alimento esencial para su seguridad alimentaria y su sustento económico”.

En el dictamen conjunto del LDAC y del MAC se recogen 17 recomendaciones dirigidas a la Comisión Europea para salvar los vacíos legales que existen en la normativa, sugiriendo que la UE trabaje conjuntamente con los países socios estratégicos en materia de política pesquera y comercial, así como en foros internacionales y organizaciones regionales de pesca “de cara a reducir el perjudicial impacto que genera esta dañina práctica en la pesca”.