Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota de Malvinas roza el techo de capturas y prepara el cambio accionarial

Dos de los arrastreros descargando frente a Stanley, en Malvinas, el pasado mes. | CRAIG THAIN

La intención de Malvinas de aumentar la participación del capital isleño en las empresas mixtas que se dedican a la pesca en sus aguas territoriales toma forma dos años después de que saliera a la luz, avanzada por FARO. Tras la aprobación el pasado mes de la legislación que obliga a las firmas a esa reforma accionarial si quieren acceder a extender sus licencias de pesca para 25 años (las actuales expiran en 2031), prácticamente todas las armadoras gallegas apuran con sus socios locales el cambio que supondrá que las compañías del archipiélago detenten al menos el 51% de las empresas mixtas. “Todas están en conversaciones para presentar la propuesta al Gobierno de Malvinas”, confirmaron fuentes del sector durante la pasada feria Conxemar. Este plan llevará aparejadas también inversiones, que en el caso de este caladero se traduce en la construcción de grandes arrastreros, más modernos y eficientes.

El plan de Malvinas se viene gestando desde 2017, cuando el Gobierno encargó una auditoría del sector. El resultado de aquellos trabajos se trasladó en un proyecto que vio la luz en la segunda mitad de 2019 y que, entre otras medidas, planteaba la creación de “un sector pesquero competitivo y exitoso” que, a su juicio, debería pasar por “aumentar la propiedad y control” local en la industria. Esto supondría que las joint venture formadas por armadores gallegos y malvinos deberían tener un mínimo de un 51,1% de capital local, por el 25,1% exigido antes.

El arrastrero "Monteferro", el pasado agosto en Malvinas. Craig Thain

La primera en dar el paso, incluso antes de la aprobación definitiva de la normativa, fueron la viguesa Copemar y la malvina Beauchene, que reformaron accionarialmente su empresa conjunta, South Atlantic Squid. “Todas están concretándolo con sus socios”, explican las mismas fuentes que, sin embargo, dejan la puerta abierta a que alguna empresa decida esperar para “ver cómo les va a las otras” y sumarse a esa renovación de licencias más tarde, “ya que se supone que habrá otras ventanas”.

La renovación para pasar de las ITQ (siglas en inglés para “cuota transferible individual”) a las ITQ B, que aumentarán su vigencia por 25 años y que entrarían en vigor el 1 de enero de 2023, coincide con unos buenos años de capturas de la flota, que precisamente acaba de rematar la segunda campaña del año. Según los datos estadísticos que lleva el departamento de Recursos Naturales de las islas, las capturas de calamar Loligo alcanzan las 95.000 toneladas este año, lo que sitúa la cifra en la segunda mejor de la historia tras las 98.409 de 1995 y a falta de cerrar los datos oficiales, que podrían aumentar la cifra.

La capturas de calamar son un 56% más altas que en 2020

decoration

Las toneladas con las que cierran el año suponen un 56% más que en 2020, cuando se alcanzaron las 60.732 toneladas, y superan en un 16% las 81.908 de 2019, que hasta la fecha había sido la segunda mejor anualidad en cuanto a capturas de calamar Loligo desde que el Gobierno malvino tiene registros.

La parte negativa que tiene esta alza de capturas está en los aranceles que la flota debe abonar para el envío de calamar (y otras especies) a Europa desde que se consumó el acuerdo del Brexit. De hecho, también durante Conxemar las pesqueras insistieron en que el contingente arancelario de 75.000 toneladas aprobado por la Unión Europea es del todo ineficaz, como ya denunciaban cuando se aprobó a mediados de año.

Elecciones en el archipiélago y peticiones desde el sector

Malvinas celebrará elecciones para los miembros de su Asamblea Legislativa (el órgano que dirige el archipiélago), el próximo 4 de noviembre y la industria pesquera local pone deberes a los candidatos. El secretario ejecutivo de las asociación de la industria (la Fifca), James Bates, criticó que la flota tenga que abonar las licencias de pesca “más caras del mundo” y propone congelar su precio. También pidió más comunicación con la propia Fifca y llamó a evitar “más obstáculos burocráticos”.

Compartir el artículo

stats