Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un arrastrero gallego rescata a 4 personas de un buque hundido frente a Mauritania

Imagen de archivo del “Santo do Mar” FDV

El “Santo do Mar” participó en el operativo de búsqueda durante toda la noche, pero hay 15 tripulantes desaparecidos

Se trataba de un pesquero dedicado a aparejos de artes fijas, con veinte marineros a bordo, la mayoría de nacionalidad mauritana. La pasada madrugada se lo tragó el mar, a unas 14 millas de la costa del país magrebí. “Fue todo muy rápido, el barco volcó, no les dio tiempo a nada”, explica uno de los socios de la armadora Pesquera Derime, Julio del Río. Es la propietaria del arrastrero Santo do Mar, que avistó el suceso y pudo salvar la vida de cuatro náufragos. Una patrullera del servicio de salvamento de Mauritania rescató a un quinto tripulante; los demás, hasta veinte, han desaparecido. No ha trascendido el nombre del barco siniestrado, su pabellón o eslora, aunque Del Río apunta que podría haber tres portugueses a bordo. “No sabemos si están entre los rescatados o no”.

“Los que se salvaron estaban agarrados a las boyas del aparejo. A los demás se les acabaron las fuerzas”

Julio del Río - Armador “Santo do mar”

decoration

El naufragio se precipitó a la una de la madrugada, hora española. El pesquero mauritano volcó de forma súbita, quedó quilla al sol y se hundió. “Cuando se produce una vía de agua tienes más tiempo para reaccionar, pero de este modo es casi inmediato”, ilustra el armador. El Santo do Mar localizó a los marineros en la misma ubicación del hundimiento. El pesquero operaba con aparejos de artes fijas, de ahí las boyas, a las que se agarraron los supervivientes. “Otros marineros trataron de llegar, pero se les acabaron las fuerzas y acabaron por hundirse”, abunda Del Río, que replica el relato que le trasladó el capitán de su arrastrero. El Santo do Mar permaneció en la zona hasta las 8,30 horas, hora española (en Mauritania son dos menos), pero no le fue posible encontrar a nadie más con vida. “Estuvieron toda la noche auxiliando a la gente, no se pudo hacer nada más”. Las cuatro personas rescatadas por el pesquero gallego –opera bajo pabellón español– pusieron rumbo a tierra a bordo de la misma lancha de salvamento que había localizado al quinto tripulante.

El Santo do Mar, construido en 2004 por el desaparecido astillero MCíes, tiene 49 metros de eslora y casi 600 GT. Fue sometido a una operación de alargamiento para ganar 10 metros. Propiedad de Derime Pesquera, su puerto base está en el archipiélago canario, aunque la sede de la compañía está en Marín.

Compartir el artículo

stats