Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pesca rebaja sus capturas a un mínimo histórico por desguaces y venta de barcos

La actividad extractiva española, en su mayoría gallega, pierde la cota

La actividad extractiva española, en su mayoría gallega, pierde la cota FdV

La pesca gallega copió, a principios de los sesenta, el sistema de congelación que utilizaban los argentinos para la carne. Idónea para el bacalao, la salazón era ineficaz para especies como la merluza o los mariscos, y el aprovisionamiento de hielo no era suficiente.

La actividad extractiva española, en su mayoría gallega, pierde la cota de las 900.000 toneladas anuales | Vietnam, Tailandia o Indonesia esquivan el descenso general con más desembarques

Así que la posibilidad de congelar las capturas a bordo –con los navíos Lemos, Sotomayor o el buque factoría Galicia, un antiguo trasatlántico a vapor permitió las primeras incursiones en Argentina, Sudáfrica o Namibia. Es entonces, en la década en la que arrancó Pescanova –ya existían Vieirasa, Pescapuerta, Casa MAR o Pereira–, cuando los barcos de bandera española superaron los 1,4 millones de toneladas de capturas. El máximo histórico, según la base de datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los años dorados continuaron hasta finales de los setenta, cuando Estados Unidos y Canadá extendieron su jurisdicción territorial 200 millas mar adentro. Punto y final a los caladeros de Boston o California, y un repliegue de efectivos que ha continuado hasta hoy. La proliferación de las sociedades mixtas, primero, y los desguaces masivos y exportación de buques, después, ha llevado al sector a anotarse el menor registro de capturas de su historia. Son datos actualizados a junio de 2021, en base a la pesca declarada antes de la pandemia. Nunca la flota de bandera española, principalmente gallega, había faenado tan poco en un año: 876.971 toneladas.

La estrategia de la gran industria no ha primado la desinversión de pesqueros. Todo lo contrario, con aumento de capacidad extractiva en caladeros como el argentino, de Malvinas o los africanos de Mauritania, Namibia o Senegal. Pero son unidades de otras banderas –no computan como pesca gallega–, y en gran medida se trata de buques que antes faenaban en el Cantábrico o el Atlántico, y bajo pabellón español. Barcos adaptados a pesquerías como la del pulpo, adelgazando la masa crítica nacional.

  • La flota gallega escapa a África: estos son los cinco buques "perdidos" este año
    Grandes operadoras como Iberconsa, Pescapuerta o Vieira crecen en la zona

Solo en la década 2010-2020, como desgranó FARO, la flota gallega ha exportado al menos 50 unidades operativas a otros puertos. En suma, rebasan las 23.625 GT (gross tonnage), equivalente al 20% de la capacidad actual de los pesqueros de la comunidad. Solo desde el pasado enero, otros cinco dejaron la península rumbo a Portugal, Mauritania, Senegal y Camerún. De acuerdo al registro de buques de la Xunta, desde aquel 2010 la flota gallega ha perdido 523 efectivos, sobre todo de artes menores desguazados; equivale a más de 40.000 GT, superior a la capacidad conjunta de la flota bacaladera y congeladora de gran altura.

En todo caso, el ejercicio analizado por la FAO marcó una caída generalizada en las capturas, al pasar de 85,5 a 81,5 millones de toneladas. Incluso la todopoderosa china, cada vez más activa en pesquerías de larga distancia, registró un descenso.

  • La rentabilidad se pesca fuera: Galicia exporta 50 barcos en solo diez años
    Equivale a la pérdida del 20% de la actual capacidad de los buques. Mauritania, Namibia y Senegal, las principales opciones para los nuevos abanderamientos

Por el contrario, tres potencias declararon un aumento de su capacidad extractiva: Vietnam (hasta los 3,3 millones de toneladas), Tailandia (1,4 millones) e Indonesia, que superó los 7 millones de toneladas en capturas. También medraron, aunque en menor medida, para las flotas de Mozambique o Senegal, ambas con gran presencia de capital gallego. China anotó 12,3 millones de toneladas (-4% interanual), y Rusia mantuvo prácticamente el mismo balance, con 4,7 millones.

China ya no es la mayor exportadora global; debe nutrir a una creciente clase media

Con sus aguas territoriales esquilmadas, y una presencia creciente de flotas de Tailandia, Vietnam o Indonesia, la industria pesquera china se aleja cada vez más de su territorio para pescar. La creciente clase media del gigante asiático consume cada vez más pescado –ha pasado de 5 kilos per capita en 1980 a 41 en 2015, según la FAO–, de ahí que haya replegado su estrategia de exportaciones de esta proteína.

Un giro en el statu quo que ha llevado al país a perder el número 1 en ventas exteriores de productos pesqueros, como constata la estadística oficial de Comtrade Labs (ONU). En 2020 exportó mercancía por importe de 10.712 millones de dólares, superada por primera vez por Noruega (10.747 millones). El siguiente país en la lista, pero muy lejos ya, es Vietnam. En cuanto a importaciones, Estados Unidos volvió a liderar el ranking, con compras por valor de 17.538 millones, con China en segundo lugar.

Compartir el artículo

stats