Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Flota y ecologistas se alían por el atún

Un atunero vasco, en pleno lance en el oceáno Índico.

Los productores atuneros no han querido desaprovechar la ocasión que les brinda la reunión de la Comisión Interamericana del Atún Tropical, que hasta el próximo viernes negocia las reglas de captura para el atún listado, patudo y aleta amarilla; para lanzar sus propuestas encaminadas a mejorar la gestión de los atunes tropicales. Así es que en colaboración con la organización ecologista WWF, la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores, Opagac, ha remitido una lista de recomendaciones que abogan por una administración más sostenible de esta especie.

La flota atunera española quiere liderar la adopción de buenas prácticas para la mitigación de capturas inesperadas. Entre sus propósitos figuran reducir la mortalidad por pesca del patudo y atún rojo, aumentar el control de los observadores para mejorar la transparencia o mejorar las prácticas de gestión de la FAD, un sistema de pesca de cerco para atunes, cada vez más extendido, que consiste en una estructura que flota en el medio de océano para atrapar a los peces.

Para tal cometido, ambas organizaciones apuestan por poner en marcha un plan de conservación plurianual (2022-2024) con medidas que contribuyan a reducir la mortalidad de esas dos variedades de atún, el patudo y el rojo. Esta hoja de ruta contempla normativas adicionales para la gestión de los dispositivos de concentración de peces. Opagac aboga, además, por mejorar el control de poblaciones y “el análisis de riesgo para los atunes tropicales”, reza el documento. En un paso más, demanda que se elabore una evaluación de la estrategia de cosechas integrales y preventivas para los atunes tropicales.

  • Greenpeace elige a Vigo para su plan mundial de sostenibilidad

Respecto a las prácticas con el sistema de pesca FAD, WWF y Opagac reclaman no sólo que se establezcan límites en torno a esta práctica basados en la ciencia sino, además, que se adopten normas de marcado para este tipo de redes y se establezcan políticas de recuperación de las poblaciones afectadas. Lo cierto es que un estudio de Greenpeace alerta sobre el impacto de este tipo de dispositivos, porque atraen a centenares de peces que no son objetivo de captura, como tiburones o tortugas. Estos animales quedan atrapados accidentalmente, lo que ocasiona problemas medioambientales.

Por este motivo, la lista de recomendaciones elaborada por Opagac contempla que se establezca un control informativo del posicionamiento de estos artilugios de pesca en el fondo marino. El objetivo final de mejora de esta técnica, en última instancia, pasa por conseguir que en tres años las flotas pasen a utilizar bio FAD.

Y en línea con la Unión Europea, las organizaciones apuestas por los observadores. Su idea es que exista un control completo, sea humano o electrónico, de las flotas atuneras industriales por parte de estos observadores. Además, en un paso previo solicita que se establezca un plan de trabajo de este sistema de seguimiento electrónico. Una propuesta que se complementaria con la incorporación de personal científico a las embarcaciones para obtener mejores datos y más detallados sobre la pesca de tiburón.

Encaminados a obtener más información sobre la gestión de la pesca de atún, la asociación ecologista y la flota solicita que se establezca un plan de acción contra las infracciones identificadas y que se adopten medidas, sea por parte de la competencia Estatal del puerto rector o de la administración regional, para mejorar esta transparencia.

Compartir el artículo

stats