Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta plantea testar la eólica marina con una zona experimental en Galicia

Un barco de pesca del norte de
Europa con varios molinos al 
fondo.   | // WINDEUROPE

Un barco de pesca del norte de Europa con varios molinos al fondo. | // WINDEUROPE

La eólica marina sigue siendo tema de debate en Galicia. La propuesta de Iberdrola de instalar dos parques en el norte de la comunidad, frente a la costa de Lugo, fue visto con recelo por parte del sector pesquero. Para intentar llegar a puntos de encuentro entre ambas industrias, la Xunta creo el Observatorio da Eólica Mariña. Durante su última reunión desde las consellerías del Mar y de Economía se planteó la posibilidad de “desarrollar una zona experimental” para poder investigar la tecnología y su interacción con la actividad pesquera. La idea de la Xunta, que de momento solo se ha plasmado en forma de propuesta, es que sea el test de carácter previo a cualquier desarrollo comercial y siempre con el visto bueno del Observatorio. Por el momento, las cofradías alegan que “es poco factible”, ya que aseguran que seguiría interaccionando con las flotas de cerco, palangre o arrastre.

Galicia comenzó este año a abrir el melón de la eólica marina, una industria que España no explota mientras otros países de su entorno llevan años desarrollando o acaban de comenzar. En este último grupo se encuentra Portugal, que tiene el objetivo de convertir a Viana do Castelo, en el norte del país, como el epicentro de las energías renovables.

Claves

Test previos a un parque comercial

La Xunta quiere una zona experimental para testar los parques eólicos, su tecnología y la interacción con otras actividades, principalmente la pesca.

Propuesta al Observatorio

La propuesta fue planteada en el Observatorio da Eólica Mariña, que debe dar su visto bueno.

Plácet y proceso administrativo

De recibir el “ok”, la Xunta iniciará la tramitación administrativa.

En el caso de la comunidad gallega la primera que dio el paso fue Iberdrola, que planteó dos parques a unos 15 kilómetros de la localidad de San Cibrao, en la Mariña de Lugo, de 490 MW cada uno y con una inversión total que rondaría los 3.000 millones de euros.

Antes de que la energética pueda poner uno de los molinos, la Xunta quiere testar antes la tecnología. Según trasladan fuentes de la Administración gallega, la zona experimental propuesta estaría “alejada de la costa”, pero en una situación “que permita dar el adecuado soporte en el ámbito de la I+D+i y que permita analizar e investigar esta tecnología”.

MAR

Fuentes de las consellerías del Mar y de Economía insisten en que la idea está todavía en una fase previa, pero que la intención de la propuesta es la de profundizar en la “compatibilidad” de la actividad eólica con la de flota. “Siempre hemos dicho que cualquier actuación en este sentido ha de respetar al máximo al sector”, apuntan desde la Xunta en alusión a la industria pesquera, miembro del Observatorio y muy crítica con la idea de tener molinos en sus caladeros.

La prueba piloto planteada por las consellerías requiere primero del plácet del Observatorio y, posteriormente, “requiere de una tramitación administrativa” para su desarrollo. De hecho, todavía no se ha decidido en qué zona se llevarían a cabo los test.

Por el momento, la Federación Galega de Confrarías mantiene su postura contraria a la instalación de molinos en la costa de la comunidad. De hecho, tampoco ven con buenos ojos la propuesta del Parlamento Europeo de que la flota sea compensada económicamente. El presidente de la Federación, José Antonio Pérez, insiste en que los sistemas “afectan a la flota”, así como “a las mareas o a los pasos de las especies migratorias”, como indicó en una entrevista con FARO.

Compartir el artículo

stats