Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bruselas tiene 108 días para ratificar el acuerdo de pesca con Mauritania

Un barco de pesca gallego en Mauritania.

Un barco de pesca gallego en Mauritania. Cedida

Bruselas trabaja a contrarreloj para evitar que la flota gallega y del resto de la UE se vea obligada a abandonar el caladero de Mauritania. La tardanza en la firma del nuevo acuerdo de pesca, alcanzado el miércoles a última hora de la tarde, deja tan solo 108 días para que tanto la parte comunitaria como la africana ratifiquen el pacto para su entrada oficial en vigor. Todo ello tras un texto que el sector celebra al lograr mantener las posibilidades de pesca y pese a un alza del canon por tonelada, que se sitúa en una media del 5%.

Ambas partes llegaron a una entente en la octava ronda de negociación y tras tener que recurrir a dos prórrogas del protocolo anterior. El último de estos alargues culmina el próximo 15 de noviembre, fecha en la que deberán salir los buques gallegos si no entra en vigor el texto acordado el martes.

El escollo de la contrapartida económica se solventó con el pago por parte de la UE de 62 millones de euros para los dos primeros años, pero con una revisión a partir de la tercera campaña para ajustarlo a las posibilidades de capturas utilizadas durante las temporadas precedentes.

Cepesca celebra el pacto como una "buena noticia" para el sector

decoration

En cuanto a las posibilidades de pesca, el sector celebra no haber perdido nada y, de hecho, está pendiente de la comisión mixta del próximo 9 de septiembre, que podría incluir cambios en las zonas de pesca claves para la flota de fresco y congeladora. “En nuestro caso se mantienen tanto la pota como el calamar, que se quería retirar”, explica el gerente de Anacef, Juan M. Fragueiro. Los mimos opinó el secretario general de la patronal Cepesca, Javier Garat, que calificó el pacto de “buena noticia”, menos para los marisqueros de Huelva, que deberán pagar más cánones.

Así, la flota gallega tendrá cuatro licencias para barcos de merluza en fresco (6.000 toneladas), seis para congeladores (3.500 toneladas de merluza, 1.450 toneladas de calamar y 600 toneladas de sepia), seis más para especies demersales distintas a la merluza negra (3.000 toneladas), dos para atuneros y otras para palangre de superficie.

Compartir el artículo

stats