La biomasa provisional de anchoa estimada en el Golfo de Vizcaya se sitúa este año en torno a 170.000 toneladas, según los datos de la campaña científica Bioman, impulsada por el Gobierno Vasco a través del centro tecnológico de la comunidad, AZTI. La cifra se encuentra además muy por encima de las 21.000 toneladas que marcan la biomasa límite, valor mínimo que garantiza la sostenibilidad de la especie.

El estudio también revela que un 70% de los ejemplares son de edad 1, una cifra que podría pronosticar que la costera del año que viene presentará también unos resultados positivos.