Atraque vírico. Las autoridades de Nueva Zelanda informaron este marte de que 15 miembros de la tripulación de un barco pesquero de bandera española que se encuentra atracado en Wellington dieron positivo de la COVID-19, uno de ellos con la altamente contagiosa variante delta.

Construido en 1999 por los astilleros vigueses Armón, de acuerdo a los últimos datos registrales el 'Viking Bay" fue propiedad de la armadora de esta ciudad, Copemar, la misma a la que pertenecía el buque que se hundió el pasado diciembre en la dársena de Bouza tras sufrir un incendio.

Según un comunicado del Ministerio de Salud neozelandés recogido por la agencia Efe, todos los miembros de su tripulación del 'Viking Bay' llegaron la semana pasada al país oceánico, y han sido trasladados a un centro de cuarentena de Wellington.

Cuarentena a bordo

Los otros cinco trabajadores de esta tripulación de 20 integrantes hasta ahora han dado negativo a las pruebas para detectar el virus, por lo que se les ha autorizado seguir en cuarentena a bordo del barco.

Las autoridades sanitarias de Nueva Zelanda detallaron que más de la mitad de la tripulación del barco pesquero se encontraba faenando desde febrero, mientras que nueve trabajadores habían llegado a Nueva Zelanda el 5 de julio para la rotación en el 'Viking Bay'.

El 6 de julio, las autoridades neozelandesas confirmaron que dos de los tripulantes del Viking, de los 9 que llegaron a Auckland para la rotación, dieron positivo de la Covid-19, uno de ellos con la variante delta.

Nueva Zelanda, cuyo gobierno ha sido elogiado por su gestión frente a la pandemia gracias a su férrea estrategia de confinamientos breves y localizados, registró ayer 18 casos de la covid-19, incluidos 13 miembros de Viking Bay, y desde el inicio de la pandemia acumula 2.430 infecciones, con 26 decesos.