El Parlamento Europeo aprobó ayer una resolución para establecer zonas marinas protegidas en la Antártida y preservar la biodiversidad en el océano Antártico, para hacer frente al cambio climático. El informe, aprobado con 588 votos a favor, 21 en contra y 79 abstenciones, hace hincapié en establecer como zonas marinas protegidas el Antártico Oriental y el mar de Weddell.