Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota se adelanta a la obligación de llevar cámaras: un centenar de barcos ya las usan

Cámara de Marine Instruments instalada en un pincheiro.

Cámara de Marine Instruments instalada en un pincheiro. Marine Instruments

El nuevo reglamento de control para la flota pesquera prosigue su tramitación en el seno comunitario. Entre las medidas que se barajan, solicitadas por la Agencia Europea de Control de la Pesca (​EFCA, en sus siglas en inglés) y apoyadas por la Comisión Europea y varios Estados miembro, está el monitoreo electrónico. O, lo que es lo mismo, la instalación de cámaras a bordo de los barcos, un sistema tildado por el propio sector (en especial de la bajura) como “Gran Hermano”. Conscientes de que la medida acabará llegando y que es, de una forma u otra, inminente, en el sector intentan adelantarse. En España, un centenar de buques ya cuentan con estos sistemas, especialmente en el segmento de flota de los atuneros vascos y el palangre gallego, aunque también en el arrastre.

El nuevo reglamento se encuentra ahora en la fase previa a los denominados trílogos, en los que el Parlamento Europeo, Comisión y Consejo tratarán de alcanzar un acuerdo final. La postura de la Eurocámara se conoció este mismo año y además de una serie de medidas polémicas (como el de la geolocalización en el caso del marisqueo y la bajura) también tocó el caso de las cámaras a bordo: los europarlamentarios acordaron que el monitoreo electrónico se aplique solo a barcos de más de 12 metros y que sea voluntario para el grueso del sector, aunque obligatorio para los infractores (con dos o más sanciones graves) o para aquellas pesquerías en las que el riesgo de incumplimiento es alto.

Vista desde la cámara instalada en un palangrero. MARINE INSTRUMENTS

A la espera de que se conozca la postura del Consejo y con la posición firme de la Comisión Europea es (quiere las cámaras a bordo, sobre todo para controlar los descartes pesqueros), el sector da casi la batalla por perdida. Desde la patronal Cepesca asumen que “todos los barcos de mediano y gran porte” acabarán llevándolas, como reconoció su presidente, Juan Manuel Liria, en una entrevista a FARO.

Por este motivo, la flota trata de adelantarse. De acuerdo a las cifras facilitadas por las dos empresas que lideran la fabricación e instalación de estos sistemas de monitoreo en el país, la viguesa Marine Instruments y Satlink, un centenar de barcos cuentan ya con cámaras a bordo. Solo en el caso de la firma asentada en el polígono de Porto do Molle (Nigrán), de los 750 equipos que tiene instalados en el mundo 49 están en España, siendo 21 de ellos barcos gallegos: cuatro cerqueros, ocho palangreros superficie, dos palangreros de fondo y siete arrastreros y volanteros.

El nuevo reglamento de control, todavía en elaboración, incluye instalar estos sistemas

Satlink, por su parte, traslada que en España cuenta con 80 barcos equipados con su sistema de observación electrónica. La firma con sede en Madrid.

En el caso del arrastre, los barcos que cargan las cámaras son principalmente aquellos de litoral afectados por la interactuación con cetáceos en el Golfo de Vizcaya, una problemática en la que intervino Bruselas ante la presión medioambientalista y que llevó a España, Francia y Portugal a impulsar un seguimiento de la flota para intentar frenar estas interacciones que, en algunos casos, provocaban la muerte de los mamíferos (en especial, delfines).

Marineros de un palangrero gallego en un cámara 360º

Marineros de un palangrero gallego en un cámara 360º Marine Instruments

Compartir el artículo

stats