El cerquero Sempre Güeto, que sufrió un accidente el pasado jueves que se saldó con dos fallecidos y ocho tripulantes rescatados, fue reflotado ayer en una operación realizada en el espigón de abrigo del puerto exterior de Ferrol. El barco permanecía atracado allí desde primera hora de la noche del pasado sábado tras una operación completada con éxito por Salvamento Marítimo. El operativo fue contratado por el armador.