Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El marisqueo coge aire, pero sigue sin recuperar las ventas pre-COVID

La venta ayer en Vigo.

La venta ayer en Vigo. Pablo Hernández

El marisqueo gallego se ha recuperado del fuerte golpe sufrido el año pasado con el estallido de la pandemia. Los buenos precios acompañan al sector, que firma un inicio de año con una facturación superior en casi un 20% a la lograda en el mismo período del año pasado. Hasta el pasado 31 de mayo, las ventas de bivalvos en las lonjas de la comunidad dejaron 17,3 millones de euros pese a que el inicio del año estuvo marcado por el cierre de la hostelería, su principal cliente, debido a la tercera ola de contagios. Sin embargo, el sector sigue sin alcanzar los niveles preCOVID, sobre todo respecto a los últimos años, en los que lo habitual a estas alturas del año era superar los 20 millones de facturación, prácticamente un cuarto de las cifras anuales.

Los datos de la Plataforma Tecnolóxica de Pesca –dependiente de la Consellería do Mar– reflejan que las lonjas vendieron en lo que va de año 1.648 toneladas de los principales recursos de bivalvos de las costas gallegas, siendo los principales –por cantidad– las almejas, el berberecho, las navajas y las volandeiras, destacando por encima de todas ellas la almeja japónica. Solo este recurso supuso 7,1 millones de euros, casi un 10% más que el año pasado.

Pablo Hernández

Y es que el principal motivo para la mejoría en las cifras es el aumento de la demanda y el consiguiente incremento del precio medio. Solo en el caso de la reina de las almejas gallegas, la japónica, el valor promedio se incrementó en casi cuatro euros el kilo, hasta los 11,7 euros.

“Los precios este año ayudan”, explica la patrona mayor de la cofradía de Vilanova, María José Vales. Como recuerda, las condiciones “no son las de 2019” y en su zona, en la Ría de Arousa, no están “sacando mucho”. “Si la situación sigue así pienso que no va a ser un mal año”, indica la responsable de un pósito con 240 mariscadoras.

Dos trabajadoras manipulando bolsas de almeja en la lonja de mariscos olívica. Pablo Hernández

De la misma opina la patrona mayor de Lourizán. “Quitando las temporadas de toxinas de vez en cuando, la verdad es que se está vendiendo muy bien, con buenos precios”, explica María del Carmen Vázquez. La mariscadora comenta que “ahora se está viendo más demanda”, algo que choca con algunas situaciones con “falta de mercancía” que, como asegura, “se dan en todas las rías”. De hecho, en la ría de Vigo hay cofradías que están casi paradas por la alta mortandad sufrida este año.

Por zonas, la más productiva en las Rías Baixas es la de Arousa. Las lonjas del lugar vendieron casi 950.000 kilos de recursos bivalvos por 10 millones de euros, siendo el principal la almeja japónica, con 4,3 millones. La siguen en la lista y a mucha distancia la de Pontevedra, con 223.000 kilos y 2,3 millones, y la de Vigo, con 164.000 y 1,7 millones. Entre las tres rías se alcanzaron los 14 millones de facturación, es decir, el 80% del total y un 19% más que en los cinco primeros meses del pasado año.

Simón Espinosa

Compartir el artículo

stats