El recurso iniciado por Transición Ecológica contra el plan general de marisqueo 2021-2023 dejó ayer una “batalla” en el Parlamento de Galicia. BNG, PSdeG y PP se enzarzaron y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, avisó que la Xunta defenderá “hasta las últimas instancias” su plan, ya que el proceso judicial pone en riesgo, a su juicio, el trabajo de 8.700 profesionales.

“Esto no es una guerra entre el Gobierno central y el Gobierno gallego, esto es una guerra del Gobierno central contra el sector del mar gallego”, advirtió Quintana la conselleira en una comparecencia a petición propia en el pleno del Parlamento.

La conselleira recordó que el plan se viene tramitando y aprobando desde 1992 “sin que hasta este momento hubiese problema alguno ni solicitud de ningún informe preceptivo del Gobierno”.

Durante el debate, Rosana Pérez (BNG) afeó a la conselleira que “escogió” este tema para comparecer en la Cámara para seguir con una “confrontación con el Gobierno del Estado tan cansina y sumamente estéril”, pese a reconocer la “injerencia inadmisible” desde Madrid.

Por su parte, Julio Torrado (PSdeG) acusó a Quintana de “hacer un mitin contra el Gobierno”. “Vino a hacer la guerra y no a buscar soluciones”, se quejó Torrado, que emplazó a la Xunta a presentar “un papel”. Sobre esto, Quintana aseguró que de hacerlo “Galicia renuncia expresamente a las competencias que da la Constitución y el Estatuto de Autonomía”. “No lo voy a hacer”, zanjó.