Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dosis de alegría y confianza

Tripulantes del primer barco totalmente inmunizado, de Vigo. Pablo Hernández

El pesquero es un sector comprometido; por eso desde la declaración del estado de alarma en 2020 puso todo de su parte para garantizar el suministro de un producto esencial a nuestros mercados. En este largo año de tantos momentos difíciles, ha sido muy complicado mantener la actividad, pero la recompensa era que no faltase en la mesa un alimento esencial, como el propio sector.

El compromiso y respeto para con la sociedad se volvió a demostrar cuando en diciembre la pesca le recordaba al Ministro Illa que lo prioritario era vacunar a los mayores, tan vulnerables a la pandemia, a los sacrificados sanitarios que lo han dado todo, y a los grupos de riesgo y otros esenciales, pilares básicos en un escenario tan anómalo. Pero que una vez se atendiesen esas prioridades indiscutibles debían tenerse en cuenta las circunstancias especiales de las tripulaciones de nuestros pesqueros: vivir durante semanas, meses, en espacios limitados como los de los pesqueros, sin opciones de distancia de seguridad y en muchos casos muy lejos de nuestra tierra requería un enfoque especial para su vacunación.

Tras explicarlo y buscar durante estos meses fórmulas concretas respecto a qué pautas vacunales podrían ser más convenientes, sabíamos que tanto en la Xunta de Galicia, Presidencia, Mar y Sanidade, como en las Direcciones general y provinciales del ISM, y sus respectivos equipos, se asumían plenamente los planteamientos y la necesidad de dar a las tripulaciones de la pesca esa seguridad de la vacunación. En ello trabajan desde hace muchas semanas.

El paso final, dado el pasado jueves cuando el Sergas inició las inoculaciones a las tripulaciones completas por buque, es un avance y, aunque falta por conseguir que el sistema funcione en plenitud en todas las zonas, casos como este demuestran que el trabajo colaborativo y coordinado de las administraciones beneficia al administrado. Desde el sector pesquero es un momento oportuno para enviar un sincero ¡GRACIAS! a todos ellos, también a los sanitarios que con tanta dedicación, cariño y paciencia nos están atendiendo. Estamos seguros de que se optimizará el proceso donde se precise, para así lograr que todos los tripulantes de la flota pesquera puedan recibir esas dosis que lo son de alegría, confianza y tranquilidad.

*Edelmiro Ulloa es gerente adjunto de ARVI

Compartir el artículo

stats