Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macarena Ubis | Directora de Flota de Grupo Calvo

“Apostar por la flota debería ser prioritario para asegurar el suministro de pescado”

Macarena Ubis, con el "Monteraiola" de fondo

Macarena Ubis, con el "Monteraiola" de fondo Ricardo Grobas

El Monteraiola está ya en ruta hacia el caladero. El nuevo atunero encargado por Grupo Calvo a Freire Shipyard es el primero de la renovación de los buques prevista por la compañía gallega. Y de ello, Macarena Ubis sabe más que nadie. La directora de flota de la conocida firma conservera y armadora cree que el futuro pasa por la eficiencia de los barcos, la mejora en la habilitación para la tripulación y en una apuesta por la flota pesquera a nivel europeo desde las instituciones.

–¿Qué supone para Calvo la incorporación del nuevo atunero?

–La construcción del atunero Monteraiola es un paso decisivo en el plan de renovación de la flota que nos hemos marcado. Contar con barcos más eficientes es una de las prioridades estratégicas de la compañía. Podríamos decir que este nuevo atunero es el primer gran proyecto de un plan mucho más amplio a largo plazo.

–Una de las principales novedades del “Monteraiola” es la eficiencia energética. ¿El futuro de la flota pasa por las nuevas energías o la hibridación?

–Entre sus características técnicas, destaca la eficiencia como parámetro clave de las operaciones de navegación y pesca. Durante el periodo de pruebas el consumo de gasoil para propulsión ha experimentado una disminución de hasta un 25% respecto al resto de la flota de Grupo Calvo en la velocidad de crucero habitual. No me cabe duda de que el futuro de la navegación pasa por el uso de energías alternativas y tecnología que nos permitan una navegación más eficiente y permitan disminuir la contribución del sector al cambio climático.

–El barco también gana en comodidad para la tripulación, ¿la evolución del sector pesquero demanda cada vez más este tipo de actuaciones en habilitación?

–La seguridad y el confort de las tripulaciones han sido también aspectos clave en el desarrollo de este nuevo barco. Cualquier empleador debe poder garantizar unas condiciones laborales dignas y de confort para sus empleados. El sector de la pesca no debe ser distinto en este sentido y menos teniendo en cuenta que el barco se convierte durante muchos días en la “casa” de la tripulación.

–La nueva unidad, sin embargo, no aumentó la capacidad pesquera.

–Su capacidad de carga es de 1.528 metros cúbicos y puede procesar por marea 1.000 toneladas. La capacidad del Monteraiola reemplaza a la de un buque ya desguazado. De esta manera cumplimos con nuestro compromiso de autolimitación de la capacidad evitando así que aumente la presión sobre el recurso pesquero.

–Calvo confió en Freire y el naval de Vigo para su construcción, ¿por qué esta elección? ¿Qué valoración hace del trabajo realizado?

–La construcción de este barco en Galicia y por una empresa gallega es una muestra de nuestro compromiso con el desarrollo de la economía y la sociedad de la región. Una apuesta por la industria gallega de construcción naval que tiene entre sus principales exponentes a la firma Freire. Como valoración del proyecto diría que ha sido una experiencia muy positiva. Creo que tanto Freire como el equipo de Flota de Grupo Calvo se han volcado en la construcción del Monteraiola. Juntos hemos formado un gran equipo y el resultado creo que nos ha satisfecho a todos.

–El buque sustituye al “Montealegre”. ¿Está prevista la construcción de otro atunero a corto-medio plazo?

–La construcción del Monteraiola y la sustitución del Montealegre ha sido el primer hito de un proyecto de renovación que nos permitirá seguir trabajando en la modernización de la flota en el medio plazo.

–¿Cómo de importante siguen siendo los contingentes arancelarios para la actividad de la flota y de la firma?

–Tengo claro que la pandemia nos ha enseñado que hay cuestiones de geopolítica y de geoestrategia que debemos tener en cuenta. La capacidad de Europa de autoabastecerse y apostar por su flota debería ser prioritaria para asegurar el suministro de pescado. En este sentido, los contingentes arancelarios y su posible ampliación creo que no son una buena idea porque desequilibra el mercado en contra de las flotas europeas, que pierden competitividad.

Compartir el artículo

stats