Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una minera pierde y recupera un robot para la minería submarina durante unos test

El robot, antes de ser sumergido. | MARTEN VAN DIJL / GREENPEACE

El robot, antes de ser sumergido. | MARTEN VAN DIJL / GREENPEACE

La compañía belga Global Sea Mineral Resources (GSR) perdió y recuperó un robot submarino durante unas pruebas en el Pacífico para testar sus capacidades para la minería submarina. El colector de nódulos Patania II se separó del cable que lo unía al buque Normand Energy bajo la atenta mirada de Greenpeace, que sigue de cerca las actividades de la minera.

La firma anunció el pasado martes que el robot, de 25 toneladas de peso, se había desacoplado del cable de 5 kilómetros de largo que lo conectaba a la superficie. El Patania II recolectaba nódulos que contenían manganeso, níquel, cobalto y tierras raras, materiales claves para la elaboración de baterías.

Días más tarde la propia GSR informó de la recuperación del robot, que actúa ahora a 4.500 metros de profundidad. El proyecto en el que se embarcó la empresa es seguido de cerca por científicos de 29 institutos europeos.

La minería submarina es una actividad controvertida que ya ha provocado que algunas multinacionales lanzasen una moratoria global, respaldada por organizaciones ecologistas y también por el sector pesquero, que podría ver dañados sus caladeros.

Compartir el artículo

stats